Así lo destacó María Celeste Domínguez, protagonista de “Eva, todas somos Eva”. La actriz radicada en San Luis hace 25 años, oriunda de Pilar (Buenos Aires), realiza un repaso de su vida y su arte. La obra se presentará en el Ciclo Empoderarte este miércoles.

Celeste Domínguez se inició en el teatro en el año 1990 con tan sólo 12 años. “Con un grupo de amigos teníamos para optar entre danzas, música y no quedó otra que teatro (risas). Me encantó, sentí algo adentro mío, no lo pude percibir como algo que me voy a dedicar toda la vida, pero sí una movilización interna que no me lo había dado ninguna otra cosa”, explicó Celeste.

Compartió teatro con grandes de la escena provincial como Chuny Crowe, Alejo Sosa, destacándose no sólo en actuación, sino además en luminotecnia, dirección, escenografía y dramaturgia de la mano de Facundo Giménez, entre otras actividades. Actualmente se dedica al diseño gráfico, con su propio estudio.

Domínguez, además de su capacidad histriónica como actriz, posee un especial talento a la hora de escribir. “La primera obra que escribí se llamó “Consortes en su solitaria transición”. Nació en un ejercicio de un taller de las Becas Arte Siglo XXI (BAS XXI), con la profesora Iris Gómez. En ese espacio conocí a Marina Maidana y Gabriel Flores, quien me acompaña en Eva”, enfatizó Celeste.

“En 2007 escribí “Triciclo Ámbar”, dirigida por Gabriel Flores, que planteaba la historia de una mujer en tres etapas de su vida, con las actuaciones de Mónica Moragas, Valeria Bruna y María Marta Pereyra. Después tuve el placer de inaugurar la sala Carlos Mora en el TEA. Mis obras son un poco difíciles de explicar, hay que leerlas porque tienen un trasfondo, son metáforas”, agregó.

En cuanto al personaje de Eva, Celeste Domínguez explicó su puesta en escena: “Interpretar a Eva Perón en la obra “Eva, todas somos Eva”, fue por pedido de Charly Braile, a quien conocí en el cortometraje “El Amor de mi Vida” en 2005. Él me propuso interpretar a Eva y me encantó. Tenía que transitar por la vida de Eva Perón desde un lugar distinto y poniéndola a ella como relieve. Busqué videos, la escuché hablar tratando de encontrar su energía, ya que trabajo en los personajes buscando su energía vital, desde dónde habla, se mueve, y su fragilidad. Me di cuenta de que fue una buena interpretación por el cariño que recibí de la gente, era más ella que yo”.

“Llevo los discursos de Eva de los distintos momentos de su vida, observo sus movimientos y expresiones. Planteo este trabajo lejos de la imitación, y me acerco más a la interpretación. Es un gran trabajo en escena junto al director, productor, técnicos y vestuaristas. El papel de “Paco” (Gabriel Flores) en el cambio de vestuario que asiste a Eva, es fundamental, me ayuda a mantenerme en pie, Flores es preciso, exacto”, enfatizó.

Para el Ciclo Emponderarte, la obra se presentará en el Centro Cultural Puente Blanco. Celeste Domínguez en este sentido dijo: “Con esta obra hacemos hincapié en la importancia de Eva Perón en el proceso de que la mujer tomara otro rol en la sociedad, más allá de ser la simple ama de casa a la que estaba relegada por esos años previos. A que se le diera un valor a su identidad, como fue la Libreta Cívica y su voz con el voto femenino. Pasando por el lugar trascendente que tuvo facilitarle una “herramienta de trabajo que mata el hambre” como lo fue la máquina de coser y con ello posibilitó la independencia económica de la mujer, “poderes femeninos” que nacen de la mano (fuerza y empuje) de Evita”.

Este miércoles a las 19:00 en el Centro Cultural Puente Blanco vuelve el Ciclo Empoderarte, un espacio de reflexión donde se tratan diversas temáticas y abordajes sobre la perspectiva de género. Dará comienzo con la obra de teatro “Eva, todas somos Eva” del director Charly Braile, con la actuación de María Celeste Domínguez y Gabriel Flores. Con entrada libre y gratuita.

 

Nota: Prensa Cultura.

Foto: Gentileza.