Durante el encuentro, Alberto Rodríguez Saá le deseó éxitos a la nueva cúpula policial y pidió que se redoble el esfuerzo para mejorar el funcionamiento de la fuerza en todas sus dependencias. Se refirió a la labor y objetivos de la Policía Turística y de Medio Ambiente; en tanto que también hizo hincapié en la labor de las direcciones de Niñez, Adolescencia y Mujeres Víctimas de Violencia de Género, y de Inteligencia. En otro momento, destacó el rol y el aporte de las mujeres en la fuerza pública. Otro de los aspectos que remarcó fue la necesidad de que la Policía de San Luis se actualice y capacite de manera permanente en el uso de la tecnología para la prevención y combate del delito.

El gobernador se reunió con la plana mayor de la Policía y la instó a jerarquizar cada vez más a la fuerza.

El gobernador se reunió con la plana mayor de la Policía y la instó a jerarquizar cada vez más a la fuerza.

La reunión se realizó este lunes a la tarde en Terrazas del Portezuelo y participaron todos los responsables de las distintas áreas que componen la fuerza que preside el comisario general Fabricio Portela. El primer mandatario abordó varios aspectos de su funcionamiento y los instó a seguir avanzando y trabajando en varios temas que la acerquen a la comunidad puntana.

“Estoy muy contento con la gestión anterior, fue muy buena, ejecutoría. Estoy muy feliz con estas caras nuevas, jóvenes, y sobre todo con la presencia de mujeres policías. La mujer policía es fundamental por lo que ha logrado la mujer, por lo que hay que hacer en el plano cultural, por la defensa de los derechos de la mujer, y por que tenga en la Policía la protección en los casos que sean necesarios. Estoy muy contento. La mayoría son jóvenes y nuevos en esta semejante responsabilidad, les deseo lo mejor”, comenzó diciendo el gobernador.

“El mejor consejo es que cumplan los mejores sueños para la Policía. Los más bonitos. Hay veces que las cosas son feas y que pasan en cualquier familia. Ésos no son sueños, son pesadillas. Cuando aparezca una pesadilla hay saber manejarse dentro de los protocolos de la ley. Como alguien decía: ‘Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada”, remarcò.

“A las mujeres policías, por favor, pongan todo el coraje y la responsabilidad que tienen –vamos a favorecer que se luzcan- para que este logro de hoy sea cada vez mayor: el respeto de la igualdad de derechos. Y vamos a visualizar, y por supuesto anoticiar, todas las cosas buenas que van a ir produciendo”, dijo.

“La Dirección de Niñez, Adolescente y Violencia. Hoy se dice niños, niñas y adolescentes; tratemos de que esa palabra se incluya en el lenguaje nuestro, que nos ayudan a pensar. Niñas, niños y adolescentes son una parte muy vulnerable en la sociedad”, ejemplificó.

“Dos recomendaciones: La Policía Turística tiene que aparecer. Seguramente habrá que armar protocolos, las formas. San Luis es una plaza turística, que no es fácil serlo. Una plaza turística significa que todos los fines de semana los hoteles estén trabajando, y cuando vienen los periodos de vacaciones, estallan y colapsan de gente. Cuando uno se convierte en plaza turística es maravilloso, porque el turismo crece. No se sabe cómo ni por qué, pero todos los años aumenta un 5 ó 7%. Y crece mucho más cuando nosotros les damos el respeto que se merecen los ciudadanos de San Luis y el turista”, señaló.

“¿Por qué hay que crear una Policía Turística? Porque el turismo, en cualquier país, el turista en cualquier parte del mundo viene con una partecita de miedo, porque va a un lugar que no conoce. Por ahí comete alguna imprudencia, pero que en la mayoría de los casos del turismo, se hace por no conocer. Ahí hay que actuar con respeto, cariño, darse cuenta de que esa situación puede pasar”, continuó.

“Cuando organizamos los grandes eventos de la provincia, es mejor que esté la Policía Turística porque causa una excelente impresión al que viene, ver a un policía con un uniforme distinto, que está preocupado porque se le respete el ticket, que se le ubique bien, que sepa que si una mujer olvido su cartera, se la podemos alcanzar o la estamos guardando o cuidando. Son detalles. Si habla el turista habla un idioma que no se conoce, hay que buscarle la vuelta para que alguien traduzca. Si alguien no sabe el idioma, y nadie se lo sabe traducir, buscar a alguien que le haga la traducción y enterarnos de qué es lo que quiere. Saber dónde están los hospitales. Si sucede algo, tener la celeridad para solucionarle el problema. Y tener previstos los casos que puedan sucederle a la persona. Si, por ejemplo, a alguien se le perdió el dinero, saber qué se debe hacer en esos casos. No digo que se le va a reemplazar el dinero, porque van a aparecer muchos vivos, pero sí saber cómo solucionar los problemas hasta que se aclare la situación. Es muy importante”, señaló.

“A mí me pasó alguna vez manejando en otro país y me metí en una calle que yo pensaba que era mano y contramano, y no, iba en contramano. Se me acercó un policía turístico y se dio cuenta de la situación. Y me lo explicó y le entendí. No pasa nada. Se equivocó. Es algo natural. Qué bien me sentí en ese momento. Qué miedo me da cuando te para un policía y estás en infracción. No sé lo que va a pasar, porque no es mi lugar y estoy descolocado. Cuando me soluciona el problema así, tan humanamente, es muy bueno. Habrá que tener un protocolo. Ver las situaciones. Ver cómo manejarnos en los eventos”, agregó.

“Generalmente, los lugares turísticos se caracterizan porque no hay robo de cartera, o ese tipo de cosas, o que a la noche cuando se va a bailar le desvalijan la casa. Generalmente eso no pasa. Entonces hay que prever que eso no pase. Y si pasa un caso, hay que resolverlo para que haya una resonancia en todos los turistas que se solucionó el problema. Esto es muy importante”, dijo.

“Entonces, en vez de crecer un 5 ó 7%, vamos a crecer un 10 ó 15%. Hay nuevos lugares turísticos y un plan turístico de la provincia, y esto es bueno que la policía turística esté informada y se entere. Por ejemplo, Villa Mercedes se está convirtiendo en plaza turística por ‘La Pedrera’. Entonces el turista viene, la pasa bomba, la pasa bien y quiere volver. Viene, se pone de novio y quiere volver. Viene, le va bien en el evento, le da buenos recuerdos y quiere volver e invita a sus amigos. Desparrama alegría y amplia”, continuó.

“Los nuevos eventos generan que el turista esté un día más. Por ejemplo, viene a Merlo y quiere ir a Mercedes, aunque no la conozca. Organiza el viaje. Perdió un día en Merlo. Para la provincia es un día que estuvo. Pero él va a querer recuperar ese día con un día más. Un día más se va a quedar. Un día más, un día más y un día más hacen que esto sea muy espectacular.  Por eso, hagamos la Policía Turística, démosle otro uniforme, hagan capacitaciones para manejarse como en el mundo, y así dar buenas señales”, señaló.

“La Policía de Medio Ambiente es otra división o dirección que ya se creó. En la Policía de Medio Ambiente no se restrinjan, por ejemplo, en los incendios. Los incendios son cuidado del medio ambiente, sin duda. Pero tienen que ampliar la mirada: cuidar los lagos, cuidar los ríos, cuidar el manejo de la basura”.

“No es que nosotros vamos a ir a recoger las bolsas. No. Sino que vamos a corroborar que estén los tachos, que el turista tire las cosas, amablemente llamarle la atención, porque nosotros hacemos mucho hincapié en el cuidado del medio ambiente”, agregó.

“El agua tiene que tener su mirada. Cuando detecten que el agua está contaminada o periódicamente tener informes, buscar la manera, cómo está la ley, de cómo evitamos esta problemática. Lo ideal es que ustedes puedan ir a otras provincias y decirle a cualquier provincia argentina o en cualquier lugar del mundo: ‘Nosotros los policías en San Luis, cuando vamos a la sierra o la montaña, pasamos por un río, generalmente bajamos y probamos el agua, porque es agua pura. Lo hacemos en todos los ríos de San Luis’. ¿Alguien se anima a decirme si esto en otra provincia pasa? Generalmente en el Riachuelo, en La Matanza o en el Río de la Plata eso no pasa. Que eso tampoco pase aquí en San Luis, porque aquí hay mucho territorio, pocos habitantes, y es fácil mantener el agua con la mayor limpieza y pureza que nos merecemos los puntanos”, ejemplificó.

“Ahora estamos trabajando en los contrafuegos. Un día estaba en mi casa y me dicen que me quieren ver los bomberos de El Trapiche. Los recibo a los muchachos y me dicen: ‘Qué bueno que apagamos el fuego. Necesitamos zapatillas, esto y aquello’. Yo me sentí tristísimo y muy mal. Y les dije: ‘Miren muchachos, hay que festejar que hicieron la prevención y no hubo fuego, y cuando llegó el fuego ustedes tenían todo: las zapatillas, las botas, lo que tengan que tener. No es que el día después tenemos derecho a pedir que nos cambien las zapatillas o nos den esto. Esto también es prevención de la organización y de nuestra cabeza”, afirmó.

“Los bomberos pueden ayudar mucho en el medio ambiente. Con los bomberos voluntarios podemos trabajar para multar los casos de cuando tiran basura, sobre todo los camiones que tiran desperdicios de las obras en construcción. Se puede establecer un sistema de multas, establecer un lugar y alguna sanción que tenga que retirar lo que tiró y llevar a otro lugar. Para eso tenemos que tener los lugares y esto tenemos que pensarlo. Si vos le decís que no puede tirar la basura acá, te preguntará dónde lo puede tirar. Cuando son materiales de construcción de una obra, es fácil porque eso también se puede usar en otra obra para el relleno. Nosotros tenemos lugares de una y otra cosa, y tenemos los bomberos trabajando. Creamos un círculo virtuoso de la economía. Vos tirás acá y vos sacás de acá. Cuando sacás se cobra y forma su metodología, y eso es muy bueno”, agregó.

“¿Por qué ellos cobran? La empresa constructora cobra por sacar el escombro y después te cobra por ponerle escombros. Te cobra dos veces. Entonces tiran y recogen en cualquier lado, eso no. Serían cosas nuevas”, opinó.

“Me gustaría que en la Dirección de Niños, Niñas, Adolescentes y Mujeres veamos también los jóvenes. Podemos hacer una división especial para los jóvenes. Porque la problemática de los fines de semana es casi toda de los jóvenes. Padres, madres, hermanos y primos sufren el fin de semana cuando los chicos y chicas salen a bailar. ¿Por qué no tenemos protocolos de cómo debemos cuidarlos sin meternos en la vida privada, sin ser represores ni nada de eso? Al contrario, buscar una forma de armonía, de que tengamos un lindo cuidado y que cada fin de semana nos sintamos orgullosos de que todos los chicos volvieron de bailar sin problemas. En San Luis es bastante tranquilo. No hay casos exagerados, pero sucede. Y si no sucediera nunca, mejor”, señaló.

“Vamos a optimizar, como dijo el jefe cuando asumió, con las nuevas tecnologías. Este tema de los anillos de seguridad, los identificadores de patentes, tenemos que trabajarlo más. Tienen que ayudar al ministro de Seguridad en la elaboración de cómo hacemos los anillos. Porque si nosotros cerráramos con anillos de detección de patentes, San Luis, Villa Mercedes, Justo Daract y Merlo, por así decirlo, las grandes entradas o movimiento de autos, nosotros –no sé cuántos anillos habrá- tenemos esos lugares o en las rutas, cualquiera que salga de un pueblo grande y/o entra y podamos detectar la patente, ya eso es una prevención enorme”, destacó.

“Ya saber que te han visto que entraste, es muy difícil que te hagas el pillo porque ya tu auto va a aparecer después en alguna cámara al momento del delito. Y si es un auto trucho, tenemos que ver que lo detecte. Esto también hay que pensarlo en grande y llevarlo a todos los accesos de la provincia. Entonces sabemos si un auto entró o salió. Si está o no fuera de tránsito. Entró o se metió en un pueblo. Y si lo tenemos sospechado, podemos mirar mejor la situación. Éstas son verdades, son tan simples pero a veces uno se descuida y no las está analizando”, agregó.

“Inteligencia. No se hace inteligencia sobre los ciudadanos de San Luis, se hace inteligencia sobre los delitos, mafias o ante una situación determinada para una acción determinada que esté dentro de los protocolos de la ley. Así que esto es muy fácil, porque en algún momento o alguna vez se hacía inteligencia sobre los ciudadanos y esto es muy malo. Nosotros en San Luis no queremos eso. ¿A ver qué hace un político?, por ejemplo. Eso está muy mal, eso no se hace. Eso no. Inteligencia se hace sobre los delitos, los posibles delitos o los posibles delincuentes, por si tenemos sospecha o lo que fuere, o si vamos a hacer alguna acción o allanamiento. Esto lo saben mejor que yo. Pero me gusta ratificarlo”, remarcó.

“El hecho de los adicionales: nos dio muy buen resultado la metodología anterior de suprimir los adicionales y que el trabajo que hicieran todos, fueran beneficiados de igual forma, y esto nos ha permitido tener más horas policiales con la Justicia en el cobro de adicional. El que trabajó, cobró. No es ‘el elegido cobra y el que no está en la trenza, no cobra’. Esto está mal. Todos tienen las mismas posibilidades y oportunidades”, afirmó.

“Quería conocerlos, quería que todos apoyemos a las mujeres. Hay una cultura muy machista en todos. Tenemos que reeducarnos. Yo tengo una ventaja, que a mí me reeducó la Tona y luego mi hija, y me siguen reeducando. Uno ha sido criado con una cultura machista y hoy nos damos cuenta de que esa educación no es la correcta. Era incorrecta, estaba mal. Todos tenemos ese problema. Tenemos que reeducarnos, y la forma de hacerlo es aprender a usar el lenguaje, no discriminar, apoyar a la mujer, cuando te da una orden –si es superior y corresponde- se cumple sin ninguna cuestión”, opinó.

“Todo el apoyo a la mujer. Esto que está sucediendo acá creo que es un caso único en la Argentina y nosotros nos sentimos orgullosos. Todos tenemos que sentirnos orgullosos y debemos entender esta problemática”, destacó.

“Yo pedí a los jefes de mi custodia que cuando yo esté en Buenos Aires o en otro lugar, siempre me acompañe custodia femenina. Es muy importante, porque la impresión que debemos dar es que nosotros somos muy respetuosos de todos los derechos de la mujer”, señaló.

“Hay que poner atención o no descuidar unas actividades simples, o que parecen simples, que son la Banda de Música de la Policía de San Luis y de Mercedes, que tienen que estar preparándose; los caballos, esto hay que ampliarlo, y los perros”, dijo.

“Si en las Terrazas del Portezuelo anduvieran varios caballos cuidándonos, muchos caballos, todos los días, y si esto se abriera –estamos haciendo parques y jardines- para que venga la gente a disfrutar, qué bueno sería que anduvieran los caballos, que los niños vean los caballos, que los niños puedan convidarles manzana a los caballos; eso le da prestigio a la Policía. Es un día que un niño dice ‘Los policías son buenos’. ¿Viste cuando los mayores asustan a un niño le dicen que va a venir la Policía? Pues con esto, el chico va a decir que el policía lo cuidó, el caballo se llama así, etc. Lo mismo con los perros y las bandas, también son muy buenas”, indicó.

“Hoy el chico ve los caballos y dice: ‘Qué buenos son los policías, qué lindos los caballos y los perros, y las gracias que hacen’. Que vean la Banda de la Policía y que digan: ‘Yo también quiero desfilar como ellos’. Todos los días tendríamos esas gotitas de prestigio. Que también suceden cuando un policía ayuda a una mujer embarazada o resuelve una situación; eso da prestigio”, agregó.

“La banda puede estar todos los días. Los caballos se pueden ver todos los días. Entonces usted suma prestigio. Un día pasa algo feo, que lo vamos a remediar y actuar como dice la ley, pero repercute mal el accionar de la Policía. Por eso hay que sumar prestigio, así cuando te restan prestigio, te queda algún margen de prestigio para la institución. Entonces son cosas que les vamos a dar importancia, aunque parezcan simples”, cerró el gobernador.

 

Nota, foto y video: ANSL.