La chacra experimental del Gobierno de la Provincia tuvo este año una celebrada cosecha de 18 mil kilos de aceitunas de cuatro variedades. Esto confirma que San Luis es apta para este tipo de producciones y cuya información técnica está disponible para los interesados en esta rentable actividad.

San Luis cuenta con las características agroclimáticas que permiten obtener aceite extra virgen.

Los valiosos datos técnicos acumulados en las parcelas experimentales de «Sol Puntano» permiten hoy al Ministerio de Producción orientar con certeza a cualquier emprendedor que busque una alternativa productiva con frutales, viñedos y hortalizas.

Los 11 años de ensayos realizados en el predio con cuatro variedades de aceitunas confirman que San Luis cuenta con las características agroclimáticas que permiten obtener un aceite extra virgen y poder competir con otras regiones más tradicionales.

“Este ha sido un año para nosotros productivamente muy exitoso porque rozamos los 18 mil kilos de aceitunas obtenidos de una parcela experimental de una hectárea y media, con cuatro variedades, arbequina, arbosana, manzanilla y changlot”, reveló entusiasmado Alfredo Cartellone, gerente de Producción Agrícola del predio experimental que el Gobierno provincial posee 6 kilómetros al oeste de la ciudad de San Luis, sobre la Autopista de las Serranías Puntanas.

Parte de esta cosecha dejarán 2.500 litros de aceite de oliva extra virgen que se venderán luego en las ferias de pequeños y medianos productores que realiza el Ministerio de Producción.

Cada variedad tiene un rendimiento determinado en aceite, que va del 10 % al 13 % de la fruta cosechada. La última cosecha, parte se derivó a conserva, con aceitunas verdes y negras griegas, y el resto para aceite.

La mayor parte de esa producción se derivó a la elaboración de aceite de oliva y como «Sol Puntano» no tiene la máquina para procesarlo, se contrató el servicio de una empresa local ubicada en la zona de Nogolí.

“Esperamos los resultados finales, porque la idea es hacer varietales puros de cada una de esas variedades y también algún tipo de blend que nos permita obtener un aceite especial”, adelantó el funcionario e insistió: “Estamos muy sorprendidos por el nivel productivo de los olivares, que cuentan con once años desde el día de su plantación, efectuada con distintos tipos de conducción, mayoritariamente en vaso, pero con un sector superintensivo”.

Estos ensayos ya le permitieron a «Sol Puntano» tomar contacto con productores que ven la posibilidad de iniciar esta producción en sus campos. “Estamos contentos de haber logrado este tipo de producto en San Luis; todas las variedades dieron la calidad óptima para elaborar aceite extra virgen, lo cual nos permite competir con otras regiones más tradicionales”.

El objetivo de «Sol Puntano» es hacer una parcela experimental, generar información y poder compartirla sin costo alguno   con los productores que se acercan interesados en distintos tipos de cultivos.

“En el caso puntual del olivo, pudimos a través de once años generar una información que nos permite establecer cuáles son las variedades y sus mejores características. Las cuatro que probamos son muy conocidas a nivel nacional y todas se dan muy bien en San Luis, aunque con los cuidados especiales de evitar las zonas bajas por su sensibilidad a las heladas”, aconsejó.

«Sol Puntano» cuenta actualmente con 20 hectáreas experimentales de frutales y viñedos, que fueron plantados en 2008, más 30 hectáreas destinadas a cultivos hortícolas.

Nota, fotos y video: ANSL.