El objetivo final de la Universidad Provincial de Oficios (UPrO) es que sus egresados puedan tener una rápida salida laboral. Karen Carreño, egresada de la institución del curso de Estilista, superó esa meta.

Ex estudiante en el profesorado de Matemáticas, Karen Carreño tiene 23 años y, después del ingreso a esa carrera, decidió dar un giro radical en su vida y comenzar a estudiar en la UPrO. “Cuando abre la UPrO dejé todo, pero era mi pasión y me volví loca porque la verdad es que me encanta. Ya era algo que estaba en mí. Todos tenemos talentos y siempre que podemos brindar algo al otro está bueno y cuando a uno le apasiona algo no importa si te pagan o no porque disfrutás tanto que no importa lo que hay de por medio”, dijo la estilista que trabaja en su propio local, ubicado en Avenida Perón entre Paraguay y Arenales.

Colaboradora de los comedores “La Pirucha” y “La Nona”, afirma: “Un día me levanté y dije voy a hacer cortes solidarios, fue muy espontáneo. Los cortes los hago yo sola y mi hermana me suele ayudar en plancharle el pelo a las chicas”.

Segunda hija de un total de 4 hermanos, Karen pudo independizarse tras trabajar un año con Carolina Enciso, quien fue su profesora en la UPrO.

“Entré muy entusiasmada a la UPrO y salí mucho mejor. Fue la mejor etapa de mi vida porque fue cuando descubrí mi pasión. Me volví loca porque esto me gusta en serio”, comentó Karen, quien agregó que “muchos clientes vinieron por esta cruzada solidaria y sólo les pedí un alimento para donar a los comedores, a cambio del trabajo que hice. Está bueno ir a cortar el pelo en los comedores. No veo esto como una pérdida sino como una ganancia. Yo me llevo algo más y creo que me llena el alma. Siempre hay trabajo y la gente te elige”.

 

Nota y foto: Prensa UPrO.