Este viernes, mediante una conferencia de prensa, funcionarios del Ministerio de Seguridad brindaron información sobre el asesinato del interno Luciano Barbero. La muerte fue ocasionada por las múltiples heridas producidas con un objeto cortante. El principal sospechoso es Juan Marcelo Reale.

La conferencia estuvo a cargo del jefe del Programa Seguridad y Planeamiento, Maximiliano Frontera, el jefe del Servicio Penitenciario Provincial, Inocencio Carpio, y el Oficial Principal de la División Homicidios, Javier Sosa.

Según explicó Carpio, la muerte se produjo alrededor de las 8:45. Reale es quien avisa al personal de la Penitenciaría que había matado a Luciano Barbero. Con respecto a la relación entre los internos, el jefe del Servicio Penitenciario indicó: “Anoche después de la cena estuvieron conversando y tomando mate. Es un hecho que no se puede prever”.

Carpio, además, lamentó la muerte del interno que estaba preso desde hace 15 años y actualmente tenía 31 años. “Era un interno que hace más de tres años no recibía visitas, fue difícil encontrar a sus familiares”.

En lo referido al arma utilizada por el asesino, Carpio indicó que fue con una chuza, un arma de fabricación casera. “Todos los días se hacen requisas. Se hacen inspecciones de manera aleatoria en los 48 Pabellones”, manifestó e informó que en los últimos 10 meses se encontraron 3000 chuzas.

Al ser consultado sobre los pormenores del hecho, el Jefe de la Penitenciaría indicó que los primeros puntazos se los habría aplicado mientras la víctima dormía y una vez consumado el hecho Reale expresó: “Nos vemos en el infierno”, con una sonrisa en el rostro.

Por su parte, Javier Sosa comunicó que el altercado se habría iniciado en la zona de celdas. El cuerpo evidencia heridas múltiples, tanto en la parte frontal como posterior del tórax, cabeza, cuero cabelludo y lesiones de defensa en las manos. “En el informe del médico forense se va a detallar la cantidad de heridas”.

Respecto del prontuario de los internos, los funcionarios informaron que Barbero, entre otros delitos, estaba condenado a prisión perpetua por violación seguida de muerte y, ya en prisión fue acusado por la violación de un interno.

Mientras que Reale cumple la pena de prisión perpetua desde el 2006, por la causa robo en grado de tentativa seguido de doble homicidio. El hecho había ocurrido en Villa Mercedes, en el 2004.

La conferencia estuvo a cargo del jefe del Programa Seguridad y Planeamiento, Maximiliano Frontera, el jefe del Servicio Penitenciario Provincial, Inocencio Carpio y el oficial principal de la División Homicidios, Javier Sosa.

La conferencia estuvo a cargo del jefe del Programa Seguridad y Planeamiento, Maximiliano Frontera, el jefe del Servicio Penitenciario Provincial, Inocencio Carpio, y el Oficial Principal de la División Homicidios, Javier Sosa.