La ministra de Salud, Silvia Sosa Araujo mantuvo un almuerzo con Mirtha Toscano Casimir, una oncóloga puntana que vive en Houston y va a colaborar con toda la implementación del nuevo Centro Oncológico en San Luis.

Del almuerzo también participaron María Angélica Torrontegui, senadora provincial; María José Sanglá, directora del Hospital San Luis, a cargo del Centro Oncológico; y la doctora Rosa Dávila, quien está cargo del Hospital “Madre Catalina Rodríguez” de Merlo.

“Mirtha será profesional de consulta, quien generosamente estará predispuesta de manera permanente a trasladar su experiencia y sabiduría a nuestra salud pública. Mirtha es médica oncóloga y puntana, quien a través de su desarrollado trabajo es noble embajadora de nuestro país y símbolo de la calidad humana y científica de nuestros profesionales”, sentenció la ministra Sosa Araujo.

Mirtha Toscano es egresada de la Universidad Nacional de Córdoba. Obtuvo una beca otorgada por la Universidad de Texas para el estudio de oncología médica. Es fundadora del Centro Noroeste del Cáncer y de la Sociedad de Oncología Médica de Texas. Ha sido la médica enlace en su especialidad para la Universidad Americana de Cirujanos. Se ha desempeñado como directora de numerosas organizaciones médicas de los Estados Unidos.

Su trabajo diario se caracterizó por el cuidado multidimensional y comprensivo del paciente. Anima a los pacientes y familiares a tomar un rol activo en las decisiones, conformando una especie de comisión para la curación.

Debido al valor humano que destaca su labor, ha recibido la espada a la “Concesión de Esperanza”, otorgada por la Sociedad Americana del Cáncer. Asimismo, ha sido elegida médica superior por el Consejo de Investigación del Consumidor de América.

Reseña: nacida en la Provincia de San Luis, cursó sus estudios en el Instituto Privado Aleluya, donde recibió el título de bachiller.

Egresada en la Universidad de Córdoba, realizó la residencia de medicina interna en la ciudad de Nueva York, para luego continuar su residencia de oncología médica en el MD Anderson Cancer Center, de la Universidad de Texas, institución en la cual también se desempeñó como profesora adjunta.

Está jubilada; en la actualidad se dedica al arte y siguiendo el legado de los oncólogos jubilados en Estados Estados Unidos, transmitirá de manera desinteresada y a la distancia su vasta experiencia.