La tarde llegó con una persistente llovizna en Villa Mercedes, lo que no impidió que decenas de personas se dieran cita en la plaza San Martín, desde donde se inició la caminata por calle Pedernera, teniendo como destino el Complejo Molino Fénix, en cuyo teatro aguardaba la agrupación cordobesa “Alta Yara”, que interpretó algunos temas de su cancionero dedicado en gran parte a las problemáticas de la mujer.

Aún convaleciente por un problema de salud, la titular de la Secretaría de la Mujer #Niunamenos, Adriana Bazzano, encabezó en silla de ruedas la marcha, de la que participaron diversas organizaciones, representantes gremiales y hasta familias completas, que se sumaron a la conmemoración a pesar de las inclemencias climáticas. También se sumó un grupo de mujeres trans, llevando consigo un cartel recordando a Azul Montoro, joven de Villa Mercedes que fuera asesinada en Córdoba en 2017.

Ya en el teatro colmado, Bazzano agradeció “a todos los que se han sumado y sí, nos mojamos, pero a las mujeres no nos detiene ni la lluvia. Esta actividad tiene que ver con el objetivo de hacernos sentir, de pelear por nuestros derechos con libertad. No quiero que este encuentro sea solemne, por lo que sólo les diré que hoy la Secretaría de la Mujer #Niunamenos ha presentado el repudio a las maniobras de tortura y tratos crueles sufridos por una nena de 11 años, que fue abusada por la pareja de su abuela en Tucumán. El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos deberá intervenir para sancionar a los responsables que avasallaron los derechos de esta niña, sometida a una cesárea sin su consentimiento”, con relación al sonado caso que tomó estado público y puso una vez más en el debate nacional la vulnerabilidad institucional de la que son víctimas las mujeres, y particularmente las niñas, en algunos puntos del país.

“Debe haber sanciones para los responsables de quienes la volvieron a violar, esta vez en sus derechos, incluso mediante maniobras de demora alentadas por el propio gobierno provincial de Tucumán”, dijo, para cerrar con voz quebrada por el llanto: “Cada vez que violan a una niña, nos violan a todas”.