La ministra de Educación presentó, este jueves en Villa Mercedes, el nuevo esquema de enseñanza, con base en los lineamientos establecidos por el Consejo Federal, como también una impronta de la idiosincrasia provincial.

Como lo hiciera el miércoles en el Instituto de Formación Docente Continua (IFDC) de San Luis, la funcionaria replicó la explicación en la entidad homónima de Villa Mercedes, frente a los docentes de allí y otros establecimientos locales, con el objetivo de que “conozcan este diseño finalizado, aunque muchos ya han participado durante un año y medio en su tratamiento. Este nuevo producto se concluye pero a la vez se inicia, porque ahora debemos resolver cómo se implementará en las escuelas. A propósito de esto pedimos ayuda a los IFDC por su función especial en el acompañamiento pedagógico, para poder lograr este objetivo en el menor tiempo posible. Naturalmente requerirá de un proceso, por lo que estimamos que este será un año piloto, con vistas a que en el 2020 se trabaje con mayor certeza”.

Con respecto al concepto global del nuevo diseño curricular, Paulina Calderón indicó que “tiene que ver con los contenidos, qué se enseña; lo que implica muchísimos acuerdos entre los docentes y quienes a ellos los forman. Por ello también hemos contado con el acompañamiento de las universidades, que han trabajado a nuestra par para determinar cuáles son los saberes comunes que deben tener los niños y las competencias acordes al mundo en el que hoy vivimos, sus características y necesidades, con la premisa de darle un sentido real a lo que les enseñamos”.

Uno de los puntos que mayor debate demandó el nuevo formato fue la educación sexual integral (ESI), “que generó toda una discusión acerca de cómo son la infancia y la adolescencia actuales, más allá de que en este caso puntual está destinado al nivel primario. Se trabajó como lo establece la Ley (N°26.150), con sus cinco ejes. Es transversal a todo el diseño y está presente en su redacción, ya que se dirige a las y los estudiantes, con mucho hincapié en los lenguajes artísticos, por ejemplo reconociendo a mujeres puntanas destacadas pero que, asimismo, fueron invisibilizadas por mucho tiempo. También aborda los estereotipos de belleza que no son tales, pero que impone la moda y el comercio”.

Otro tópico relevante es la inclusión del inglés en el nivel primario, “que cuenta con un espacio importante y que nos representa un gran desafío porque de momento no vamos a tener docentes para cubrir a todas las escuelas, pero iremos trabajando para lograrlo, algo que también nos puede pasar en educación tecnológica, cuyo profesorado dicta el IFDC de Villa Mercedes para todos los niveles, aunque generalmente no se designan este tipo de formadores para el nivel primario. Estos son algunos de los desafíos en los que debemos trabajar, formando a los docentes y otorgar títulos habilitantes para el nivel primario”.

La ministra Calderón recalcó que “este nuevo diseño curricular se ha ajustado a los lineamientos nacionales establecidos por el Consejo Federal de Educación, con la intervención de los ministros de todas las provincias. En el caso de San Luis cuenta con una gran impronta de la puntanidad, para también enseñar quiénes somos”.