«El gobernador me pidió que quería que pasaran la Navidad en sus casas», destacó la secretaria de la Vivienda, Ángela Gutiérrez de Gatto.

La secretaria recordó que estas familias habitaban en casas con peligro de derrumbe. «Cuando el gobernador se enteró de la situación de ustedes, empezó a trabajar hace un año», dijo este jueves a las 16:00 durante el acto.

«Tenemos al frente un gobernador que sabe lo que sufre la gente, que se pone en el lugar de ellos y que entiende a las personas de los planes sociales», agregó bajo un clima de emoción.

Los nuevos hogares se ubican detrás de las últimas viviendas entregadas del Plan Progreso y Sueños.

La alegría de los nuevos propietarios

«La familia nos ha apoyado en los momentos difíciles pero siempre juntos. Estoy muy feliz. Es un hermoso regalo para las fiestas», expresó con los ojos nublados por la emoción Marcelo Véliz, acompañado por sus tres hijos.

«Hace 17 años que alquilamos nunca me imaginé que tendríamos nuestra casa», indicó su mujer, María Cristina Ávila, también con la voz temblorosa.

En la misma vereda que apunta hacia un despejado horizonte verde en la localidad, Mónica Chirino contó cómo fue el proceso para convertirse en propietaria: «Estábamos apuradísimos y ahora re contentos hasta que se dio por fin. Somos cuatro integrantes. Alquilamos hacemos muchos años. Vamos a pasar las fiestas en familia».

Ramón Oviedo es trabajador del Plan de Inclusión Social. «El sábado ya nos mudaremos para acá», indicó frente a su huevo hogar con paredes rojas. «Alquilábamos hace quince años», señaló.

Mariela Barzola se fundió en un abrazo con sus seres queridos durante la celebración. «Hace trece años que alquilaba. Trabajo en el Plan de Inclusión como contratada. Ya tenemos todo planeado para pasar acá las fiestas. Lo primero es el asado, lechón seguro», expresó sonriente durante la calurosa tarde.

Nota y fotos: ANSL.