Se podrán recargar autos eléctricos en los peajes de la autopista de las Serranías Puntanas. Una iniciativa vanguardista dentro de la agenda de la protección del ambiente

En apenas dos siglos, quizá tres, consumiremos toda la energía de hidrocarburos que el planeta elaboró desde su formación. Estamos en un oasis energético, fueron las palabras del doctor Bruno Fornillo, al disertar en abril, en la ULP, sobre el valor geoestratégico del litio.

La matriz energética deberá cambiar, el rumbo se orienta a la energía eléctrica, un tipo de energía que se consume en el acto, por ello, el desafío es su almacenamiento. El desarrollo de las baterías como reservorio de energía eléctrica, son el camino que la humanidad está eligiendo. China, Japón y Corea del Sur, son las grandes productoras de batería de litio para automóviles.

Los autos eléctricos son novedad, aunque ya se fabrican en el mundo más de un millón de estos vehículos por año. Estadísticas de 2017, muestran a China como la más avanzada, 9 empresas orientales producían más autos eléctricos que la emblemática Tesla Motors norteamericana. En Argentina se pueden conseguir tres de la marca Renault, el pequeño Zoe, la Kangoo y el Fluence. Su autonomía ronda los 200 kilómetros y el tiempo de recarga completa de sus baterías de litio, requiere de alrededor de 6 horas. La actual tecnología, las escasas redes de estaciones de servicio -como las que se inauguran este lunes- y la escasa cantidad de autos disponibles, hacen que por ahora su uso sea solo incipiente, y para distancias cortas. Mas su potencial es enorme. Un negocio que podría estructurarse en base a la energía eléctrica, es la de reparto de mercaderías en ciudades, pues abarataría enormemente sus costos en combustible.

Un beneficio secundario, pero imprescindible, es el cuidado del medio ambiente. La energía eléctrica es escasamente contaminante si se la compara con la de los hidrocarburos. San Luis tiene en su agenda la protección del ambiente, la ruta eléctrica es una iniciativa vanguardista. Los anuncios sobre el Plan Alfalfa, también se lo puede encuadrar dentro del cuidado del medio ambiente, en especial en la cuenca del Morro.