En un segmento totalmente aparte del mensaje como gobernador, y a minutos del final del acto, el gobernador de San Luis pidió que le permitieran hablar como puntano, como padre, abuelo y tío.

Alberto salió de su rol de gobernador y dio consejos como un padre.

Alberto salió de su rol de gobernador y dio consejos como un padre.

“Aprendamos una enorme enseñanza. Ahora no hablará el gobernador. Déjenme que hable como puntano, como nativo de San Luis; dejen que hable el abuelo, el padre, el tío. Chicos, cuiden el tesoro de la intimidad”, expresó muy emocionado, con la voz entrecortada.

“Cuiden el tesoro de la intimidad. De ninguna manera permitan que algún canalla haga cosas como éstas y ponga en consideración pública cuestiones íntimas que están protegidas por la Constitución, por las leyes, por las buenas costumbres. Cuiden a los chicos, a los más pequeños. Hablen de esto con ellos. Cuiden su intimidad. Hoy es un día especial, pero entre todos resolvimos una situación de escándalo y salimos para seguir gobernando. Cuidemos a nuestros chicos y chicas, a nuestra juventud maravillosa”, expresó con una sonrisa, aún conmovido por los aplausos de la gente en el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo.

Nota, foto y video: ANSL.