La adquisición de instrumental para video-laparoscopía posibilita que personas sin cobertura social puedan acceder a este tipo de intervención no invasiva, mediante el método empleado en el 95% de las cirugías en el mundo.

La adquisición del instrumental posibilita que personas sin cobertura social puedan acceder a este tipo de intervención no invasiva

La adquisición del instrumental posibilita que personas sin cobertura social puedan acceder a este tipo de intervención no invasiva

“El hecho de la compra de este material es importante para ponernos en sintonía con el resto del mundo y poder hacer video-laparoscopía de forma continua, no sólo de vesícula, sino también de apéndice, hernias, colon, entre otras. La laparoscopía hace que uno pueda introducir una cámara dentro del abdomen y hacer la cirugía a través de un monitor, cambiando el modo tradicional de intervención quirúrgica”, explicó el doctor Raúl Coria del Servicio de Cirugía de Adultos del Hospital San Luis.

Sobre el empleo del nuevo instrumental, indicó: “Obviamente que todo requiere de un entrenamiento, que la mayoría lo tenemos. Hay algunos de los cirujanos que han viajado a otros lugares a capacitarse y nosotros nos apoyamos en ellos, más que todo para poder ir poniendo en práctica otras intervenciones, más allá de la vesícula”.

El profesional del Hospital San Luis indicó que se trata de “un instrumental de una marca alemana, de muy buena calidad”; asimismo, explicó la composición de la aparatología: “Es un instrumental de mano, o sea el aparato de video-laparoscopía cuenta con distintas partes, lo que se ha adquirido ahora es el instrumental de mano, ya que lo demás lo tenemos. Esto serían las fibras ópticas, las cámaras, las pinzas con las que se trabaja desde afuera”.

Además, aseguró que “es muy importante, ya que la principal característica de este instrumental es que es reutilizable”, de manera tal que “si se cuida, a través de un buen uso, seguramente por diez años tengamos instrumental”.

Nota y foto: Prensa Ministerio de Salud.