El Área de Calidad del Ministerio de Ciencia y Tecnología organizó una auditoria interna para brindar sugerencias y recomendaciones al Banco de Sangre en cuanto a infraestructura, seguridad laboral e higiene. Estas acciones se realizan en el marco del proceso de certificación de calidad del procedimiento de hemodonación.

La evaluación se realizó en el marco del proceso de certificación de calidad del procedimiento de hemodonación.

La evaluación se realizó en el marco del proceso de certificación de calidad del procedimiento de hemodonación.

Los responsables del Banco Central de Sangre y del Área de Calidad, del Ministerio de Ciencia y Tecnología, trabajan mancomunadamente en pos de la mejora permanente, una buena calidad del servicio y el bienestar del donante. En este contexto, se realizó una evaluación de los distintos espacios físicos del Banco Central de Sangre para constatar las medidas relacionadas a la seguridad e higiene.

El Banco Provincial de Sangre, encargado de suministrar sangre a todos los servicios de hemoterapia de San Luis, está en proceso de certificar el procedimiento de hemodonación, según la Norma de Calidad ISO 9001, y entre otros requisitos debe cumplimentar con ciertas normativas vinculadas a la higiene y seguridad.

La jefa del Área de Calidad, Erika Torres, explicó que “el propósito es evaluar cómo se encuentra el procedimiento del Banco de Sangre para poder realizar un informe donde brindar sugerencias y recomendaciones que aporten en cuanto a infraestructura, seguridad laboral e higiene”.

“Un ámbito laboral adecuado, con normas de seguridad e higiene, aporta al bienestar del personal y contribuye directamente en el bienestar y satisfacción tanto del donante como del paciente”, detalló.

“Estos aportes suman en la calidad del servicio y la mejora continua del proceso, para que el destinatario tenga una mejor atención, avalada en términos de calidad”, planteó.

Torres indicó que la auditoría la llevó a cabo un técnico en Higiene y Seguridad, perteneciente al Programa Frutihortícola, del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, “con quienes estamos trabajando en su Sistema de Gestión de Calidad (SGC) y nos facilitaron el técnico para que realizara la evaluación”.

Durante la inspección, el técnico recorrió las instalaciones del Banco de Sangre, como la sala de extracción, el laboratorio de inmunohematología y el de inmunoserología, donde los profesionales explicaron los procedimientos que realizan y pudo observar y evaluar las condiciones de higiene y seguridad para realizar un informe con recomendaciones para optimizar y mejorar las condiciones del lugar.

 Durante la evaluación, los profesionales explicaron los procedimientos que realizan y se pudo observar y evaluar las condiciones de higiene.


Durante la evaluación, los profesionales explicaron los procedimientos que realizan y se pudo observar y evaluar las condiciones de higiene.

La jefa de Hemoterapia y Banco Central de Sangre, Andrea Torresi, explicó que “el técnico en Seguridad e Higiene fue observando algunos detalles que para nosotros son muy importante saber, porque nos ayuda a ir cambiando algunas cosas”.

“Con los resultados de esta evaluación vamos a aplicar los cambios necesarios en el Banco de Sangre en pos de la mejora continua”, expresó.

Torresi resaltó que mantener un alto nivel de calidad es prioritario porque “para un hospital, el Servicio de Hemoterapia es un área fundamental, es un servicio de apoyo, sin la hemoterapia no podrían funcionar servicios como terapia intensiva, quirófanos, la guardia central, porque todos estos servicios necesitan el soporte tanto de sangre como de hemocomponentes”.

El técnico a cargo de la evaluación, Sergio Reinoso, expresó que “la verificación de las condiciones de higiene y seguridad laboral beneficia tanto a los trabajadores, a los pacientes y a los donantes, porque si se cumplen todos los requisitos para que sea un lugar adecuado de trabajo para los profesionales, eso repercute en la calidad del servicio”.

Durante la inspección se evaluaron aspectos como las salidas de emergencias, presencia de matafuegos, cartelería, la disposición de procedimientos operativos ante determinadas circunstancias, como el derrame de sangre, niveles de luz y de ruido, entre otros factores. “Tras el recorrido se genera un informe con sugerencias y recomendaciones para tomar las medidas correctivas que sean necesarias a los fines de que se cumplan los requisitos de las normativas vigentes, como la Ley de Higiene y Seguridad, la Norma ISO 9001 y la Ley 22.990, que legisla sobre los bancos de sangre”, planteó.

 

Nota y fotos: Emanuel Lorenzoni – Prensa del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Pablo Lucero.