Hoy se conmemora el Día Mundial de los Humedales y en San Luis se celebra una batalla ganada a la desertificación en los Humedales de Guanacache. 

La Provincia inauguró el año pasado la primera etapa de la obra de restauración de los Humedales de Guanacache

La Provincia inauguró el año pasado la primera etapa de la obra de restauración de los Humedales de Guanacache

“Hace tiempo que celebramos este día buscando crear conciencia, pero este festejo es para nosotros muy especial desde el año pasado, porque podemos mostrar los resultados concretos de tanto trabajo que realizamos con nuestras provincias vecinas. Tanto esfuerzo ha llegado a buen puerto”, destacó la ministra de Medio Ambiente, Daiana Hissa.

La Provincia inauguró el año pasado la primera etapa de la obra de restauración de los Humedales de Guanacache. Se trata de dos azudes que la Provincia de San Luis construyó sobre el lecho del río Desaguadero, a través de las cuales hoy ya se recuperaron 600 hectáreas de lagunas, el río Desaguadero comenzó a desbordar y su flora y fauna a volver.

“Esta obra es importante no sólo por los beneficios que ya trae y que recién empiezan, sino porque necesitó de más de 20 años de negociaciones con las provincias vecinas, ya que se trata de obras que se realizan en el cauce de un río interjurisdiccional”, destacó Hissa.

Esta restauración devolverá a San Luis, y en especial a la Nación Huarpe, 7.000 hectáreas que había ganado la desertificación. Allí están volviendo los impactantes paisajes naturales y toda la flora y fauna que existía originariamente, brindando nuevas oportunidades económicas.

La lucha de San Luis contra la desertificación

La lucha de San Luis contra la desertificación

“La desertificación es un fenómeno que avanza aceleradamente de manera viral, transformando las tierras productivas en desierto improductivo. Esto es algo que no podemos permitir en San Luis tras todos los esfuerzos que hizo la Provincia para sobreponerse a su clima semi-árido y ganar tierras productivas mediante grandes obras de infraestructura, como la construcción de embalses, diques y acueductos”, señaló la ministra.

La obra

Se construyeron dos azudes (represas) de aproximadamente 6 metros de altura en su parte más alta y una longitud de más de 750 metros, que permiten bajar la velocidad de las crecientes del río e impedir su erosión y las de sus márgenes, posibilitando que se produzca el progresivo embancamiento del agua, elevando así la cota del nivel del río, permitiendo que desborde y se formen nuevamente los humedales.

Gracias a estas obras, ya se recuperaron 600 hectáreas de lagunas, el río Desaguadero comenzó a desbordar y su flora y fauna a volver.

Beneficios

Esta medida, es de gran valor, porque permite recuperar los humedales que son uno de los ecosistemas que más servicios ambientales prestan al ser humano. Los humedales son uno de los principales secuestradores de carbono y equilibran los gases de efecto invernadero que aumentan la temperatura en el mundo. Al perder los humedales se contribuye al calentamiento global.

Además esta restauración permitirá generar una alternativa turística, beneficiando a los pobladores locales y logrando la recuperación económica, social y ambiental de la zona, gracias a los ingresos generados por el ecoturismo.

Antecedentes 

El proceso de recomposición fue una tarea que llevó más de dos décadas de trabajo, estudios y negociaciones con provincias vecinas. El primer paso lo dio el Gobernador Dr. Adolfo Rodríguez Saá en 1992 con la firma del Pacto Legislativo y Ambiental del Nuevo Cuyo, donde logró, por primera vez, el compromiso de las provincias vecinas para proteger los bosques nativos y los humedales de Guanacache. En 2007, San Luis  logró declarar la zona como internacionalmente protegida por la convención “Ramsar” (Convención Internacional de Protección de Humedales).

En 2010, durante la gestión del Dr. Alberto Rodríguez Saá, la Provincia firmó un Convenio histórico entre Mendoza y San Luis para realizar estudios de impacto ambiental y de factibilidad. En 2012, a meses de iniciar su gestión, el gobernador, CPN Claudio Poggi, llamó a licitación para la construcción de las primeras obras de restauración; y a 20 años del Pacto del Nuevo Cuyo, se renovó el compromiso asumido en 1992, y la Provincia  adjudicó  la construcción de los primeros 2 azudes niveladores para iniciar la recomposición definitiva del sitio.

Esta restauración devolverá a San Luis, y en especial a la Nación Huarpe, 7.000 hectáreas que había ganado la desertificación

Esta restauración devolverá a San Luis, y en especial a la Nación Huarpe, 7.000 hectáreas que había ganado la desertificación

Nota y fotos: Paula Kraliczek – Prensa Ministerio de Medio Ambiente