El Instituto de Firma Digital de San Luis (IFDSL) presentó nuevos desarrollos tecnológicos centrados en la legibilidad de los contenidos digitales. “Esta herramienta permite que un documento sea ilegible para cualquier persona, menos para el destinatario que posee los permisos de abrirlo”, explica Gabriel Varela, director del Instituto de Firma Digital de la Provincia.

El director del Instituto de Firma Digital, Gabriel Varela, explicó las nuevas aplicaciones desarrolladas

El director del Instituto de Firma Digital, Gabriel Varela, explicó las nuevas aplicaciones desarrolladas

A partir de dos innovadores desarrollos, San Luis se pone una vez más a la vanguardia de la tecnología nacional. El Gobierno provincial, a través del Instituto de Firma Digital de San Luis (IFDSL), diseñó nuevas herramientas que brindan mayor seguridad y privacidad a los documentos digitales de los usuarios.

“Un documento firmado digitalmente asegura integridad, autenticidad y no repudio, pero no protege su privacidad, ya que puede ser visto por otras personas”, asegura Gabriel Varela, director del IFDSL, y explica que las nuevas aplicaciones desarrolladas –encriptado y desencriptado- permiten que la información sea ilegible para cualquier persona, menos para el destinatario que posea los permisos para abrir el documento.

Asimismo, traza una analogía con el servicio postal tradicional: “Antes, los documentos firmados digitalmente se enviaban con la garantía de la firma digital, pero sin sobre. Es decir, no podía desconocerse la autoría, pero el contenido podía ser leído. A partir del nuevo desarrollo web, logramos la equivalencia a lo que sería ‘meter la carta en un sobre que sólo puede abrir el receptor’”.

¿Cómo funciona la aplicación?

La herramienta no requiere ningún tipo de instalación, ya que se encuentra disponible en la página web del Instituto de Firma Digital. Para encriptar un documento, el usuario debe poseer la clave pública del destinatario, que puede buscarse automáticamente desde la aplicación, con nombre y apellido del mismo. De esta manera, puede encriptarse la información y enviarla.

Una vez que el usuario recibe este mensaje, debe descargarlo en su PC, ingresar a la página del IFDSL -sector “Servicios”-, y elegir la aplicación para desencriptar, indicando cuál es el archivo que desea desbloquear. Para llevar adelante este proceso, el destinatario deberá colocar su clave privada (que se encuentra en el dispositivo criptográfico) y convertirlo en legible. “De esta forma garantizamos la privacidad del documento, más allá de estar firmado digitalmente”, asegura Varela.

Y concluye: “Desconocemos qué otra autoridad certificante cuenta con este sistema gratuito de encriptación de doble clave como San Luis”, dejando en claro que esta novedosa herramienta es única en Argentina.

Beneficios de la firma digital

En los últimos cinco años, en San Luis se crearon 450 mil expedientes digitales, lo que deriva en la conformación de más de 3 millones de actuaciones. Pero, ¿qué ocurriría si se empleara papel para realizar esta cantidad de movimientos?

El Estado evitó utilizar 44 toneladas de papel, lo que significa la tala de más de 400 árboles adultos y la desaparición del oxígeno que estos producen que, si se tiene en cuenta que un árbol genera oxígeno para cuatro personas, se hablaría de oxígeno para 1600 personas.

Además, el proceso de fabricación de esta cantidad de papel requería la utilización de 660.937 litros de agua, más el uso de 423.000 KW/h. Asimismo, una pastera hubiera emitido 162 toneladas de CO2 y se evitaron 66 toneladas de residuos.

Nota y foto: Prensa Universidad de La Punta