La celebración de este día contribuye a sensibilizar a la sociedad acerca de los obstáculos que las personas no videntes enfrentan para su libre circulación, representando una contribución a la integración de éstas.

Los turistas con disminución visual tienen la posibilidad de acceder a los mapas hápticos

Los turistas con disminución visual tienen la posibilidad de acceder a los mapas hápticos

En nuestra provincia, mediante la Ley de Turismo Accesible, los turistas con disminución visual tienen la posibilidad de acceder a los mapas hápticos de la ciudad escritos en el sistema braille; al Museo de la Historia de San Luis, realizado para ser accesible para todos; así como también a la Réplica del Cabildo y a todos los edificios públicos, los que están pensados para brindar igualdad en la accesibilidad.

Por otro lado, se realizan capacitaciones constantes en “Normas de Cortesía” para asistir correctamente a los discapacitados que lo necesiten: ya fueron capacitadas las fuerzas policiales, la policía turística, los trabajadores de la nueva Estación de Interconexión Regional de Ómnibus, entre otros.

¿Cómo funciona el bastón para ciegos?

El bastón supone para el ciego una prolongación de su cuerpo. Esta herramienta táctil, fabricada con fibras sintéticas, guía los pasos del invidente, haciéndole notar sobre qué tipo de superficie está caminando y proporcionándole asimismo información acerca de su ubicación. El contacto del puntero con el suelo remite unas vibraciones al ciego, que son más intensas cuanto más dura es la superficie sobre la que se encuentra.

Mapa háptico de la EDIRO

Mapa háptico de la EDIRO

Haciendo un poco de historia, cabe recordar que se atribuye la invención del bastón blanco a distintas personas, entre ellos, al político e inventor argentino José Mario Fallótico. Una versión cuenta que el mediodía del 22 de junio de 1931,Fallótico vio a una persona y entendió que se trataba de un no vidente que se encontraba esperando para cruzar en la esquina de la calle Medrano y Lezica de la Ciudad de Buenos Aires. Fallótico ayudó al discapacitado pero quedó obsesionado con una pregunta: ¿Cómo hacer para distinguir a un ciego y poder ayudarlo? La idea siguió a este santafesino hasta que dio con la solución que consultó en la Biblioteca Argentina para Ciegos: un bastón blanco serviría para distinguirlo.

José Fallótico nunca patentó su invento,fueron los estadounidenses quienes se adueñaron de la novedad, cuando George Benham, presidente del Club de Leones de Illinois, propuso para uso de los discapacitados visuales un bastón blanco con extremo inferior rojo, a fin de que se les otorgue prioridad de paso. La propuesta fue aceptada y en poco tiempo el uso de dicho elemento se hizo universal.

 

 

 

Nota y foto: Oficina de Prensa del Ministerio de Inclusión Social – María Laura Cabrera