GIRA INSTITUCIONAL

GIRA INSTITUCIONAL

INSERCIÓN LABORAL
martes, 28 mayo de 2024 | 20:09

El Plan de Inclusión continúa aportando al fortalecimiento del sector privado

Este martes, desde el Salón Malvinas Argentinas, 16 empresas radicadas en el territorio provincial firmaron convenios de trabajo para incorporar a 48 beneficiarios del Plan, bajo una iniciativa que responde a una de las políticas centrales que se planteó el gobernador Claudio Poggi al asumir el Ejecutivo.

“Hay que tener un sector público tan grande como sea necesario y un sector privado tan grande como sea posible”. Es una frase repetida tantas veces por el gobernador Claudio Poggi que se ha terminado por convertir en un lema de su gestión cuando se refiere al desarrollo productivo de la provincia, a la generación de empleo y al camino a seguir para salir de la postración en la que está inmersa la sociedad sanluiseña.

Fiel a esa línea de pensamiento, el ministerio de Desarrollo Humano promueve constantemente la generación de convenios laborales entre beneficiarios del Plan de Inclusión y empresas de distintos rubros que aportan producción dentro de la provincia a través del  Programa de Inserción Laboral. Este martes, desde el Salón Malvinas Argentinas, 48 trabajadores comprendidos dentro del Plan estamparon sus firmas para ser integrados a 16 empresas de San Luis.

“Es una de las políticas que están marcando un cambio en el destino de nuestra provincia”, afirmó Gustavo Bertolini, ministro de Desarrollo Humano, quién aseguró que aquellos beneficiarios que optaron por formar parte de la propuesta son dignos de ser felicitados porque han tomado la iniciativa de “ingresar al mundo del trabajo como corresponde”. 

El Programa le abre las puertas a las empresas puntanas para contratar a beneficiarios del Plan, cuyo sueldo es subsidiado durante los primeros dos años de prestación de servicio por el Estado. Abonan el 100% del salario durante el primer año, luego el 75% durante el primer semestre del segundo año y el 50% durante la parte final de ese año. 

“Van a incorporar conocimientos de un oficio o trabajo, van a mejorar sus ingresos, van a comenzar a tener aportes jubilatorios, tendrán la obra social que corresponde al convenio colectivo de la actividad que se trate. En definitiva, a mi juicio van a mejorar la calidad de vida”, subrayó el Mandatario provincial, quien asistió también al acto.

Como en cualquier ámbito de la vida, las primeras semanas servirán como etapa de prueba, tanto del beneficiario que deberá adaptarse a un entorno y rutina parcialmente desconocida, como también para las empresas, que analizarán si la nueva incorporación es del perfil que buscan para su emprendimiento. En cualquier caso, es importante destacar que si la unión entre beneficiario y empresa no funciona, ese trabajador tendrá la posibilidad de regresar al Plan de Inclusión y buscar otras alternativas de inserción. “Si uno no se siente cómodo o no se adaptó al trabajo o a la empresa, siempre va a quedar de respaldo el Plan de Inclusión Social como red de contención. El Estado hoy no los puede tomar pero sí el sector privado, y la garantía es el Estado, para tranquilidad de cada uno de ustedes. No hay que tener temor por eso”, expresó Poggi, y Bertolini añadió que “esto no se trata de una imposición, sino una oportunidad”.

El objetivo de la iniciativa es encontrar compatibilidades entre las capacidades específicas de los trabajadores y empresas que necesiten mano de obra, para fortalecer la producción privada de la provincia.  “Hay recursos humanos muy valiosos dentro del Plan, que conocen oficios, tareas, que tienen habilidades y competencias de sobra para aportarle al crecimiento de San Luis” aseguró el Jefe de Estado.

Por otra parte, también hicieron foco en la oportunidad que tienen los beneficiarios del Plan de formar cooperativas bajo la tutela del Gobierno. “La cooperativa es una empresa donde los socios actúan como dueños”, explicó el Gobernador. Cada beneficiario que opte por trabajar bajo esta propuesta continuará haciendo las mismas tareas de antes, pero ahora tendrá la ventaja de convertirse en empleado en blanco, es decir que poseerá estado de regularidad, y aumentará su facturación al Estado provincial en un 10%. “Además, podrán prestar sus servicios a otras personas que lo requieran por fuera de su horario de prestación al Estado”, afirmó Poggi.