Gracias al personal especializado, y su moderna aparatología, una mujer que padece el síndrome de Guillain-Barré salió provisoriamente de la terapia intensiva para tener una recreación, que es clave en su rehabilitación.

La licenciada en kinesiología, Andrea Toledo, perteneciente al área de Cuidados Críticos del hospital, comentó que se trata de una enfermedad inmunitaria, en el que el propio sistema inmunológico de la persona reacciona y empieza a atacar su sistema nervioso, y el paciente comienza a tener síntomas de debilidad, parestesia y va perdiendo sus funciones del cuerpo.

Contó que el síndrome tiene sus clasificaciones y refirió que la mujer en cuestión padece una de las más severas. “Esto implica que su internación sea prolongada y requiere de una atención especial”, dijo.

Este jueves, luego de estar un tiempo prolongado en una de las salas de la terapia, la mujer pudo ser llevada a uno de los pasillos del sector y vivenciar un momento, que, según el equipo multidisciplinario que la trata, es clave para su recuperación.

“En su sala está ventilada con oxígeno, entonces, al llevarla a esa área la tenemos que trasladar con el respirador obligatoriamente. Esto también se trata de un proceso en conjunto, en el que le damos sostén y soporte ventilatorio y la sacamos del contexto de encierro que es sumamente tedioso y complicado psicológicamente en la terapia intensiva”, explicó Toledo.

Resaltó que los modernos equipos de última generación del nosocomio permiten poder movilizar a la paciente, a pesar de ser un procedimiento complejo. “Contamos con grúas que nos sirven en la movilización, silla de ruedas inteligentes, cuñas, adaptadores, en síntesis, todo lo necesario para poder mejorar la calidad de vida de esta paciente y de quienes sufran patologías similares”, aseveró.

A su vez, refirió que la rehabilitación consiste en un procedimiento conjunto en dos fases: cardiorespiratorio y motora.

“Este centro asistencial tiene como base la recuperación pronta de las personas y nos ha dejado en su infraestructura este abordaje que está en lo más alto. Ojalá que podamos seguir trabajando frecuentemente con más pacientes, porque para eso estamos preparados”, cerró.

Delicia Soria, ingeniera Biomédica y gerente de Procesos del nosocomio, destacó el rol fundamental de humanizar la asistencia hospitalaria en el “Ramón Carrillo”: “El objetivo es que estas áreas trabajen a puertas abiertas estando en contacto con los familiares y el entorno del paciente para ayudarlos psicológicamente y emocionalmente. También aprovechando las tecnologías en la sala”, manifestó.

La ingeniera resaltó que la humanización consiste en reconocer a los pacientes como una persona que no solo requiere atención física, si no que conlleva  acompañarlo emocionalmente. “Sabemos que ellos afrontan un momento delicado y la infraestructura está adaptada para que el paciente tenga su intimidad con salas privadas con un mayor confort para favorecer el proceso de recuperación”, concluyó.

Síndrome de Guillain-Barré

“Si bien se trata de una enfermedad autoprolongada, es decir, tiene un comienzo y con un tratamiento adecuado debería terminar y recuperar las funciones, complementado con la rehabilitación, tal como la llevamos a cabo”, indicó la kinesióloga.

Mencionó que, si bien puede ser idiopática (causa desconocida), existe la posibilidad de que sea desencadenada por alguna infección viral o bacteriana, incluso está descripto que se pueda tratar de una reacción a algunas vacunas, pero no ha quedado concretamente asentado.

Nota, fotos y video: Prensa Hospital “Dr. Ramón Carrillo”.