Es una iniciativa que tiene el objetivo de concientizar a la población en la disminución del consumo de sal, esto previene enfermedades, sobre todo, de origen cardiovascular y renal.

Desde el Subprograma de Prevención y Promoción de la Salud del Ministerio de Salud de la provincia dijeron que el consumo de sal diario debería ser menor a 5 gramos para la población general, pero en Argentina se consume más del doble de lo recomendado.

Se calcula que entre el 65% y el 70% de sal que se consume proviene de los alimentos ultraprocesados como snack (papas fritas, chizitos, palitos salados, etc.); conservas-enlatados; embutidos y fiambres; caldos y sopas; quesos duros; aceitunas; aderezos, salsa de soja, entre otros.

Consejos para reducir el consumo de sal:

– Elegir  más alimentos naturales y evitar la ingesta de alimentos ultraprocesados

Reemplazar el uso de la sal por hierbas (romero, albahaca, ají, pimienta o especias) que la sal no tape el gusto real de los alimentos.

Recordar que toda sal es dañina, incluso, la sal marina, roca y rosa.

 

Nota: Prensa Ministerio de Salud.

Fotos: Prensa Ministerio de Salud / Archivo web.