El jefe del Programa San Luis Solidario, Damián Gómez, aportó un análisis general de los siniestros en la provincia, que en detalle y hacia el mediodía, la situación es la siguiente:

El clima no acompaña, ya que en toda la provincia la velocidad del viento es muy alta.

Juana Koslay: En la zona del Cerro de la Cruz se pudo controlar. Se dieron dos frentes: uno, desde el sendero para ingresar (en la zona norte) donde se pudo controlar completamente. Otro, en la ladera este, que también pudo ser controlado aunque se registran columnas de humo, pero que no ponen en riesgo las viviendas en la región.

El Trapiche: En el paraje Los Tapiales se registró un foco importante por lo que se dispusieron medidas en el lugar. Las condiciones climáticas, con fuertes ráfagas de viento, tornan el trabajo muy complejo. En las próximas horas se efectuará una evaluación pormenorizada de la situación del lugar.

En Papagayos y Villa del Carmen: viven la situación más crítica, el viento azota muy fuerte, por lo que se tuvieron que desarrollar acciones preventivas para evitar que se afecten las zonas pobladas. Durante la madrugada y la mañana se combatieron varios frentes para que las llamas no lleguen al pueblo de Villa del Carmen.

Asimismo, trabajan en la zona del paraje Palo Verde, donde se dio el paso del fuego a la zona oeste de la Ruta provincial N° 1 y que actualmente se dirige hacia la Autopista sobre la Ruta 55.

Villa Larca: Hubo reinicios. Se estuvo trabajando toda la noche en zonas de difícil acceso para evitar que corrieran riesgo los domicilios del lugar. Se pudo contener, pero el contexto es complejo.

El Morro: Hay todavía puntos calientes, el incendio fue controlado en su mayoría. Se generaron acciones para su control total y lograr extinguirlo en las próximas horas.

Contexto general: El clima no acompaña, ya que en toda la provincia el viento es muy alto. Esto hace que el control de los incendios sea difícil y se deba realizar un gran esfuerzo para obtener un resultado positivo. Otro factor crucial es la sequedad de la vegetación, que se torna un combustible óptimo para la propagación de las llamas.

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Seguridad.