Con el objetivo de respetar lo establecido por los protocolos del Comité de Crisis, relativos al factor de ocupación de los recintos, se trasladó al PILP 4, en la ULP, una parte del Centro de Monitoreo de Cámaras, Soporte Seguimiento Satelital (AVL) y 911.  De esta forma hay 50 operadores, distribuidos en 4 centros, realizando las tareas de atención y monitoreo constante.

Durante la semana pasada, se realizó una nueva adecuación destinada a mejorar la seguridad de los operadores.

El Centro de Emergencias 911 y el Centro de Control de  Cámaras de Videovigilancia es un servicio primordial dentro de esta pandemia, operando 24 horas al día, los 7 días de la semana. Basándose en lo establecido por los protocolos sanitarios dispuestos por el Comité de Crisis cada centro adecuó sus instalaciones para que el factor de ocupación del recinto no fuera superado.

En la misma línea, y durante la semana pasada, se realizó una nueva adecuación destinada a mejorar la seguridad de los operadores que brindan su servicio desde el Centro de Terrazas del Portezuelo, trasladando parte de este equipo a una nueva ubicación.

“Los sistemas utilizados están definidos para operar ante diferentes contingencias, pero la pandemia no estuvo considerada, quiero decir con esto que la separación entre los puestos de trabajo tiene que ser muy diferente ahora. Al agregar esta nueva locación estamos tomando las medidas necesarias para prevenir el contagio de todo un turno de trabajo en el caso hipotético que algún operador resultara positivo al COVID-19. Por ello, instalamos 17 puestos de control en el PILP, de la Universidad de La Punta. De esta forma optimizamos los espacios de trabajo y principalmente brindamos un mayor cuidado a los operadores”, explicó el responsable del Centro de Control de Cámaras y 911, Ariel Hauría Héhn.

El funcionario explicó que hay 50 operadores disponibles de forma permanente distribuidos entre los centros de Terrazas, el Parque Informático La Punta (PILP), el de Merlo y el de Villa Mercedes.

Desde el CCC y 911, además de realizar el control de las cámaras de videovigilancia y  la atención de la línea de emergencias, funciona como  respaldo del 107 (que depende de Salud a través del SEMPRO), cuando esta línea tiene un alto volumen de llamadas algunas son redireccionadas al 911 para evitar la saturación de la línea. “También, tenemos la atención de las alertas del sistema Vigilancia Epidemiológica, donde validamos la identidad del accionante, hacemos un registro y derivamos al sistema de Salud para que lo contacten”, explicó Hauría Héhn.

El promedio de llamadas atendidas por día, en el período marzo-agosto del 2019 fue de 22.405, mientras que en el mismo período de este 2020 el promedio diario se elevó a 44.125.

Hauría indicó que también se contribuye en el control del cumplimiento del protocolo de transporte, vinculando el sistema satelital a más de 1.600 empresas, monitoreando más de 15 mil camiones. “Lo que hacemos es verificar que no se excedan de las horas permitidas por el protocolo provincial y que no vayan a sitios que no han sido declarados, de incumplir generamos el servicio a la Policía”, indicó el funcionario.

 

Nota y foto: Prensa ULP.