“Sabemos que es una situación estresante y difícil de sobrellevar para muchos, pero al mismo tiempo es el mejor camino para cuidarnos de esta pandemia”, sostuvo el gobernador, quien recalcó que todas las medidas adoptadas “nos han permitido aplanar la curva de circulación del virus”.

A excepción de Catamarca, Chubut y Formosa, son 21 las provincias argentinas que registran casos de COVID-19, con un total de 2.278 casos oficiales hasta las 17:00 de este martes. De esos distritos, los limítrofes con San Luis son: San Juan (2 casos), La Pampa (5), La Rioja (22), Mendoza (59) y Córdoba (211).

“Con todas estas provincias, desde siempre, hemos tenido un enorme contacto, pero como prevención continuaremos con San Luis cerrada, ya que hasta el momento tenemos 10 casos positivos, 6 de los cuales han tenido el alta médico y 4 están en proceso. Tanto Vialidad Provincial como Nacional se están ocupando de mantener cerrados los pasos limítrofes”.

Este martes por la noche, tras el parte del Comité de Crisis, el jefe de Estado puntano indicó que “Córdoba, que hasta hoy tiene 211 casos positivos, además presenta circulación comunitaria, es decir casos autóctonos; esto quiere decir que no se puede determinar cómo se produjeron algunos contagios. En este sentido, en San Luis todos son por personas que han estado en el extranjero”.

Con Mendoza, “la mayor preocupación está en el punto limítrofe de Desaguadero, ya que hay muchos trabajadores de Mendoza en nuestra provincia y viceversa, por lo que estamos trabajando con cada una de las familias”, mientras que en el límite con La Rioja se da la particularidad de compartir soberanía con el paraje El Cadillo, donde también interviene Córdoba; sobre esta población recalcó que “está muy cuidada y la asistimos, pero evitando la circulación, en especial con Candelaria”.

Rodríguez Saá hizo hincapié en que “hasta hace muy poco la noticia era que la pandemia del coronavirus tenía un millón de casos, pero ya se ha dado un salto a 2 millones, en casi una semana. Argentina ha elegido el mejor camino, al igual que San Luis; sé que es muy estresante y difícil, pero es el mejor camino porque aún quedan días más difíciles, que todavía no llegan. El hecho de que en nuestra provincia no haya nuevos casos no significa que debamos confiarnos en el optimismo; debemos seguir siendo cautelosos y prudentes, porque no se sabe qué pasará y hasta que transcurra el tiempo no sabremos qué pasa en el cuerpo de cada uno. Próximamente, iremos informando la manera de trabajar con cada uno de los intendentes de la provincia, como también con la zona amarilla, que es el campo”, concluyó el gobernador.

 

Nota y foto: ANSL.