Así reflexionó el gobernador Alberto Rodríguez Saá este domingo por la noche, al informar que a lo largo de la jornada fueron demoradas 197 personas en toda la provincia, de las cuales 48 participaban en fiestas, en total incumplimiento con la cuarentena obligatoria que ocurre en todo el territorio nacional.

Durante la lectura del parte diario del Comité de Crisis, correspondiente al vigésimo cuarto día de aislamiento social, preventivo y obligatorio, el primer mandatario también añadió que en los distintos procedimientos se secuestraron 22 vehículos, para luego hacer hincapié en dos casos: “Entre las detenciones reportadas hay 41 personas que participaban de una fiesta en un domicilio del barrio Martín de Güemes, en Villa Mercedes, mientras que tras un llamado al 911 por ruidos molestos, en La Toma, fueron demoradas otras siete personas que celebraban una juntada. En estos episodios, al igual que las personas demoradas en la vía pública, se iniciaron los sumarios penales y se incautaron vehículos”.
“Estas fiestas, estas juntadas, no pueden hacerse, no deben hacerse; por lo general son jóvenes, aunque ya pasó en la ciudad de San Luis y no eran tan jóvenes, de hecho la mayoría de quienes se habían reunido eran del grupo de riesgo. Piensan que no va a pasar nada, que nadie tiene el virus, pero no deben hacer esto. En Alemania, gracias a una enorme investigación, se determinó que la primera persona que llevó el virus al país había viajado a China, y aunque mantuvo distancia y cumplió con todas las medidas de seguridad, se estableció que en un momento dado alguien le había pasado un salero; ahí estaba el virus. Hoy, un chico argentino que se encuentra en Nueva York también participó de una juntada con siete u ocho personas y contrajo el virus; por la cercanía, porque se pasaron el vaso de whisky, y el whisky tiene alcohol pero igual se contagió. Por todo eso las juntadas no deben ni pueden hacerse, ya que hoy generan un enorme problema”.
Rodríguez Saá remarcó que, “que haya personas detenidas por esta situación es una provocación social, es un incumplimiento a la regla mínima de la solidaridad y nos atrasa, porque sin esa responsabilidad, cuando llegue el momento de levantar la cuarentena, se hará todo más difícil. La solidaridad es muy importante y todos deben entender que los estamos cuidando y debemos cuidarnos, porque la única vacuna contra el coronavirus es quedarnos en casa, sino es un atraso”.

 

Nota y foto: ANSL.