La cantante ofrecerá un variado repertorio folclórico en el ciclo que comenzará este miércoles 22, a las 20:00, en el Centro Cultural Puente Blanco. La entrada es libre y gratuita.

Leticia Rivero vuelve al folclore en el debut del ciclo “Noches Culturales”.

La cantante Leticia Rivero será una de las artistas que esta tarde-noche, 20:00, se presentará en el primer encuentro del ciclo “Noches Culturales”. Aunque en los últimos años sus shows fueron exclusivamente de tango, en esta oportunidad ofrecerá un espectáculo folclórico, el género musical que interpretó desde los 4 años.

Algunas de las canciones que integrarán el repertorio son Kilómetro 11, Caminito del norte, Canción con todos, Canción de lejos, entre otros destacados temas del repertorio cuyano y nacional.

Una cantante que creció con la música

Leticia Rivero es de Malargüe, provincia de Mendoza. Nació y creció en un hogar donde la música era una integrante más, ya que su mamá tenía un conservatorio de piano porque era profesora, y su papá tocaba la guitarra. En ese contexto, comenzó a cantar a los 4 años, por iniciativa de una amiga de sus padres que era profesora de canto y vio el potencial que la pequeña tenía en su voz.

Leticia comenzó cantando canciones infantiles y luego, a pedido de su padre, la profesora le enseñó El niño y el canario, una extensa canción de Hilario Cuadros que incluye un recitado. El mismo año en que comenzó sus clases de canto, subió al escenario de una peña. Allí demostró que había aprendido muy bien la canción que tanto le gustaba a su padre.

A pesar de su corta edad las actuaciones continuaron, sobre todo en los actos escolares del jardín de infantes al que asistía. Canción de cuna costera y Platerito son los temas que la artista recuerda como las primeras que integraron su repertorio.

Adolescencia: etapa de creación, concursos y galardones

Leticia le “robaba” la guitarra a su padre para aprender a tocar de oído porque no le gustaba la teoría. De esta manera comenzó a generar su propio acompañamiento y a escribir sus primeras canciones. Fue así que a los 13 años logró crear una cueca cuyana a su pueblo natal, que incluye 2 recitados, llamado Canto a Malargüe. Esa cueca quedó guardada por algunos años hasta que surgió la posibilidad de participar en el concurso nacional “Cantando en celeste y blanco”. Leticia y un grupo de compañeros de la escuela con los que compartían la misma pasión, no dudaron en inscribirse, pero además, presentó la cueca que había escrito tiempo atrás como canción inédita. Finalmente, el grupo participó cantando la cueca y al día siguiente, el jurado pidió que esa canción fuese interpretada por su autora. Esa etapa se desarrolló en la ciudad de Mendoza y ante un importante número de medios de comunicación, Leticia enfrentó por primera vez al jurado y a las cámaras.

Con Canto a Malargüe, pasó a la etapa nacional que se desarrolló en Córdoba y en esa instancia fue premiada con una mención especial. Siendo el primer gran reconocimiento que la artista obtuvo en su carrera.

Al año siguiente, la joven cantante se presentó en el mismo certamen, pero como solista, interpretando el vals Madre de Corrientes de Hilario Cuadros. Allí ganó las 2 instancias, la provincial en Mendoza y la nacional en Córdoba con solo 16 años.

Leticia Rivero siguió cantando folclore y eventualmente comenzó a interpretar canciones melódicas. Era joven pero su talento la llevó a ser telonera de un show que Sergio Denis dio en Malargüe. Hecho que recuerda entre risas diciendo que el artista se tomó el trabajo de afinarle la guitarra y por vergüenza, ella, no se animó a pedirle un autógrafo.

Cuando concluyó la secundaria se mudó a San Luis para estudiar, considerando además que su madre había nacido en esta provincia y aún tenía familiares aquí. Más allá del cambio de lugar de residencia, la guitarra continuó siendo la compañera de Leticia durante muchos años.

Su acercamiento al tango

Daniel Garro la convocó para cantar canciones melódicas con su orquesta. Aceptó la propuesta y varios colegas comenzaron a decirle que su voz era apropiada también para el tango, pero por sentirse tan cuyana, se resistía a incursionar en ese género.  En ese momento llega a San Luis “Trío Tango” desde Río Cuarto. La desafiaron a que cantara. Ella, en un primer momento se negó, pero cuando le dijeron que era porque no se animaba, su reacción fue subirse al escenario del auditorio Mauricio López, donde estaba actuando la orquesta cordobesa y demostró todo su talento con el 2×4. Ese desafío le abrió la puerta de nuevos escenarios y una semana después, estaba cantando tangos y folclore en Río Cuarto.

Luego, con la conformación de “Inspiración tanguera”, una orquesta integrada por músicos de San Luis y Río Cuarto que la tuvo como cantante durante 3 años, Leticia Rivero se transformó en una de las cantantes de tango referentes de la provincia. Aunque esta noche deslumbrará al público con su faceta menos conocida, la de cantante folclórica.

 

Nota y foto: Prensa Programa Cultura.