Son los mejores de cada categoría, de Mini y Mega Programadores, de la edición que se realizó entre mayo y diciembre. Los chicos rindieron el examen final que determinará los ganadores del viaje a Estados Unidos.

Sesenta alumnos de nivel primario y 120 de nivel secundario rindieron este viernes en la ULP el examen final del concurso que inició a mediados de mayo y se extendió hasta principios de diciembre. Más de 4.000 alumnos de toda la provincia participaron de esta 3º edición del certamen (la primera fue en 2018, la segunda durante el primer cuatrimestre de este año y esta tercera desde mayo a diciembre) y en la jornada de hoy los mejores rankeados asistieron a la evaluación.

“Los resultados los vamos a anunciar la semana que viene en el sitio de Programadores 3.0. El objetivo de la universidad es seguir incentivando este aprendizaje de programación, para que más chicos sean hacedores de la tecnología y no solo usuarios”, indicó el Jefe de Programa Innovación Tecnológica, Fabio González.

Los ganadores de cada categoría, un varón y una nena, viajarán a Estados Unidos. Los Mini Programadores disfrutarán de Disney y la NASA, mientras que los Mega Programadores conocerán las empresas más prestigiosas del mundo de la programación, cuando visiten Silicon Valley y Seattle.

La experiencia de los participantes

Felices por haber arribado a la instancia final, y ansiosos por la posibilidad del viaje, los programadores arribaron a la Universidad de La Punta desde las 9:00, hasta las 17:00, para rendir el examen que se realizó por turnos. Lázaro Sánchez, alumno de la escuela “V Brigada Aérea”, de Villa Mercedes, clasificó para rendir en Mega Programadores y tras el examen expresó: “Rendí por primera vez, fui el primero en salir y supongo que me fue bien. Tuve muchos nervios, pero tengo fe en el resultado”.

Por su parte, Tomás Medina, de la escuela “Fray Luis Beltrán”, de San Luis indicó: “Es la tercera vez que rindo, lo hice junto a mi hermano gemelo y creo que me fue bien. Espero tener más probabilidades de ganar. Me sigo presentando no tanto por los premios, sino por la oportunidad de seguir aprendiendo”.

Entre los Mini Programadores que rindieron su examen, se encontraba Isaías Pereyra, de la EPD “Albert Einstein”. El niño contó que, si bien tuvo que leer algunas consignas varias veces, cree que le fue bien. “Si gano me llevo a mi papá”, adelantó.

Nota, fotos y video: Prensa ULP.