Con promociones, buena mercadería y precios bajos, los productores sanluiseños venden lo que fabrican en las ya tradicionales ferias que recorren la provincia. Este sábado el buen clima acompañó y la gente copó el Parque de las Naciones. Para los vendedores el saldo fue positivo.

“Vendo miel y ahora le sumé harinas realizadas de manera artesanal. También vendo dulce de leche casero y jarabe de propóleos, que es un derivado que nos dejan las abejas y que cuando la gente lo prueba le gusta mucho y es muy efectivo. Estamos en las ferias de productores desde la primera, desde el principio. Y a pesar de que las ventas bajaron mucho, este lugar nos ayuda mucho a vender y a hacer nuevos contactos”, expresó Cristian Oliveira.

“Antes sólo traía miel y ahora hago dulce de leche y demás productos. Somos del norte, de Los Corrales, cerca de Leandro Alem. Estamos contentos por venir porque uno aprende mucho, vende y se relaciona”, agregó.

Daniel Flores vende productos de madera. “Vinimos a presentar toda una muestra de madera, desde fuentes, especieros, mates, platos, somos de San Francisco. Venimos poniéndole el pecho a la crisis porque la venta va lenta, pero todos esperamos que mejore”, destacó el artesano.

“La madera se incrementó, está muy cara, pero tratamos de absorber esa suba y mantener los precios para poder vender. Lo que más sale son mates, azucareras y también platos, que van desde los 90 hasta 130 pesos”, señaló.

Mario Rodríguez apuesta por sus plantines, los que trae desde un vivero en Piedra Blanca. “Tenemos un vivero en Piedra Blanca Abajo y nos vinimos con todas nuestras plantas. Lo que más busca la gente ahora son ‘Suculentas’ y cactus. Es lo que busca la gente, las novedades, y uno trata de contar con un amplio surtido aunque los clientes ya vienen decididos. La venta se mantuvo en este último tiempo, a pesar de la crisis, nosotros vendimos de forma pareja”, contó.

Alguien que pisó el Parque de las Naciones por primera vez fue Kiko Giraldo, un artesano dedicado a la elaboración de jabonería artesanal y cosmética natural. “Ofrecemos productos libres de químicos, jabones, cremas para el cuerpo, emulsiones, cremas para masajes y hasta bronceadores sin químicos ni derivados del petróleo. Todo lo que hacemos es a base de aceites que nos dan las plantas”, reveló.

“A la gente les atraen nuestros productos por su perfume. Los consumidores se han cansado de la farmacéutica común y sus químicos, y se está volcando a nuestros productos. Nosotros es la primera vez que venimos, la gente tiene mucho interés y se acerca mucho. Seguramente vamos a volver. Somos de Villa de Merlo, allá tenemos nuestro taller y laboratorio”, reveló.