Quienes desempeñan sus tareas diarias en el Hospital de Merlo o asisten para recibir atención médica contaron sus experiencias.

El actual director Roberto Masachessi dijo: “Antes de ser director del ‘Madre Catalina’, a la distancia no llegaba a dimensionar lo que significaba un hospital de esta magnitud, si bien ya la sociedad misma estaba movilizada por todos los nuevos servicios que íbamos a tener en Merlo, la perspectiva desde adentro cambia. Trabajás con una directora administrativa y una coordinadora médica de primera línea, con un equipo de profesionales extraordinariamente preparados, todos con predisposición y compromiso, así se hace viable la difícil tarea diaria. Me da alegría contar con jóvenes bien formados, por eso sé que al hospital le espera un futuro extraordinario. Veo diariamente como se trabaja y me emociono. Además recalco la respuesta del Ministerio de Salud que responde a cada necesidad que surge en nuestro hospital, sin ir más lejos hace días ingresaron 16 nuevos profesionales, tengo una alegría inmensa por ser parte de esta institución”.

La doctora Rosa Dávila, fue una de las directoras a cargo del Hospital “Madre Catalina Rodríguez”, y es parte también del festejo: “Significó para mí, trabajar con un equipo maravilloso, con muchas ganas de enfrentar todos los desafíos que presupone desempeñarse en un hospital de esta envergadura, que pasó de ser local a constituirse en regional. Creo que se hizo un trabajo muy superador, me sentí muy bien y muy feliz. Fue una experiencia enriquecedora. Todo lo que se realizó durante mi gestión fue en conjunto con la ministra Silvia Sosa Araujo y su equipo ministerial, que permanentemente apoya el funcionamiento de estas instituciones tan importantes. Por último, deseo que cada año que transcurra sea de superación, ¡feliz cumpleaños!”.

La médica especialista en infectología, Florencia Troglio, expresó: “Pasaron muchas cosas en este año, y pienso en aquellos tiempos complejos cuando en el país se estaban cerrando hospitales, nosotros teníamos la alegría y el orgullo que aquí en Merlo se abría uno. Lamentablemente todo fue peor de un año a otro y a pesar de todo eso, el ‘Madre Catalina’ pudo crecer un montón, y enfrentar el desafío de acompañar el crecimiento de la población. Vamos por un buen camino, se incorporó muchísimo personal, no solo áreas médicas, sino de todo lo que implica la salud. Un año es poco tiempo de vida para un hospital, pero estamos muy contentos del crecimiento y seguimos trabajando para continuar con este compromiso”.

Yamila Sosa fue mamá en el hospital: “Me enteré que el equipo de maternidad ya estaba completo, con neonatólogos, anestesistas, el equipo de ginecología y obstetricia, para mí fue una bendición, porque hace 5 años que vivo en San Luis, pero no tengo abuelos ni tíos que cuiden a mis hijos, y era una ansiedad saber que me tenía que mover con toda mi familia. Se resolvió todo al saber que lo podía tener aquí en Merlo y pude vivir el momento del parto más relajada. Fue una linda experiencia, llegué a la guardia y me recibieron los enfermeros, la obstetra, la ginecóloga, fue todo muy rápido. Y lo que más me quedó grabado fue que en el momento del dolor, donde uno está tan vulnerable, tuve contención que es lo que necesitaba, lo recalco porque es muy importante, la humanidad que recibí por parte del equipo de salud”.