La delicada generación de plantines, que integran el kit que entrega el Gobierno provincial, se hace totalmente en “Sol Puntano”. Tres grandes invernaderos producen a un exigente ritmo tandas de 1.500 bandejas cada una, lo que permitirá cumplir con los inscriptos en toda la provincia en el tiempo prometido.

Un trabajo profesional, dedicación y mucha mano de obra entrenada permiten alcanzar un importante ritmo y eficiencia en la producción de plantines en el predio de “Sol Puntano”, que son destinados a los vecinos que pidieron el beneficio del Plan “Una familia, una huerta”, según pudo apreciar ANSL durante una visita al lugar donde se realiza todo el proceso completo.

Tres naves con temperatura y humedad ideales, durante las 24 horas, producen 1.500 bandejas cada una, un proceso que dirige Alfredo Cartellone, gerente de Producción de “Sol Puntano”, quien explicó el procedimiento con el que logran una calidad pareja en los plantines.

María Rodríguez, jefa del Subprograma Producción Frutihortícola, recordó que ya comenzó la entrega en los diferentes departamentos, como Dupuy y Ayacucho y concretando en Pringles, donde los vecinos recibieron el kit integrado por una bandeja con plantines hortícolas de la temporada otoño invierno, aromáticas y frutales.

“Estaremos llegando a todos los hogares que se inscribieron en el Plan ‘Una familia, una huerta’ y por ello pedimos que nos esperen porque recibirán el kit completo”, insistió la funcionaria.

Cartellone explicó que todo el proceso completo de la producción de plantines se hace en tres invernaderos instalados en “Sol Puntano”, que se inicia con la recepción de la bandeja, sigue con el llenado con tierra especial, inerte y que se constituye por turba, y luego se hace la siembra con una máquina neumática recientemente adquirida por el Ministerio de Producción para agilizar el proceso.

Posteriormente, las bandejas se llevan a los invernaderos, donde se inicia la etapa de “crianza” con la germinación de las semillas y el cuidado del plantín con temperaturas y humedad adecuadas, además de un riego periódico y riguroso.

El plantín está listo para entregar de 35 a 40 días: “Es un proceso de producción importante, que requiere mucha mano de obra, intensa atención y una coordinación bien aceitada con la gente del Ministerio de Producción para resolver el aspecto logístico, que es muy delicado, ya que el plantín no puede sufrir ningún tipo de estrés”, describió el gerente de “Sol Puntano”, quien advirtió que por el ciclo biológico de las plantas no se pueden entregar en el mismo momento en toda la provincia.

Otro paso delicado por el que debe pasar el plantín, es el proceso de “rusticación”: “Es un período de adaptación a las condiciones normales, porque si sale directamente del invernáculo a las manos del vecino, puede sufrir un daño importante, incluso morir”.

Temporada primavera verano

Cartellone adelantó que este plan continuará y que a partir de agosto próximo se programará la producción de plantines para variedades de primavera verano: “Sería interesante que la gente que prefiera hortalizas de esa temporada pueda inscribirse y preparar el terreno para cuando llegue la entrega de los próximo plantines”.

 

Nota y videos: ANSL.