El profesor emérito, doctor en Ciencias Meteorológicas, especialista en Climatología y consultor internacional, es uno de los principales formadores de los profesionales que se desempeñan en la Red de Estaciones Meteorológicas de la Provincia desde sus comienzos.

Alicia Bañuelos, en su despacho reunida con Vicente Barros y Mario Núñez.

Sobre cómo comenzó el lazo que lo une a la REM San Luis, Barros explicó: “Mi vinculación se dio porque la doctora Bañuelos tomó contacto conmigo y fue a la facultad donde yo trabajaba, y me consultó sobre la necesidad y la forma de encarar la instalación de esta Red de Estaciones Meteorológicas. Así empezó el vínculo de trabajo. Se hizo la planificación, se vio los lugares donde se iban a ubicar las estaciones, se analizó toda la geografía de la provincia y se instalaron las estaciones definiendo las características de los equipos a utilizar; eso fue en el 2007. Después se fue perfeccionando”.

“Todo esto fue posible gracias a algo muy importante que tiene la provincia, que es la conectividad. Recientemente Alicia nos pidió pensar en hacer pronóstico, ya no sólo observación, y para eso se preparó un grupo con un curso que duró cerca de dos años en la Universidad de La Punta. El grupo quedó integrado por seis profesionales que mantienen guardias las 24 horas de los 365 días del año para emitir pronósticos”, agregó el especialista.

Al hacer un balance del trabajo realizado por la REM, Barros señaló: “Desde que empezamos en septiembre del año pasado los pronósticos han sido muy favorables. En particular tenemos gran nivel de acierto en las temperaturas máximas y mínimas, se predicen hasta ahora con un margen de error equivalente a 1 grado, prácticamente es acertar al 100%”.

En sintonía con lo anterior, el doctor en Ciencias Meteorológicas destacó: “En los últimos días la REM ha tenido un éxito muy importante porque adelantaron con varias jornadas de anticipación el episodio de la nieve, pero hace poco tiempo también habían acertado la llegada de la temporada de heladas”.

Consultado acerca de los desafíos que los pronosticadores deben afrontar actualmente, Barros analizó: “La comunidad de San Luis y de todo el mundo en realidad pide más de lo que se puede. La atmósfera tiene su complejidad y sus limitaciones en cuanto a la predictibilidad, es decir, a veces se puede dar más información y otras veces no. Por ejemplo, en el caso del granizo, en todo el mundo es muy difícil lo que se puede anticipar, únicamente se puede hablar de condiciones propicias para el granizo”.

La Red de Estaciones Meteorológicas acertó la llegada de la nieve y las primeras heladas a San Luis.

Por su parte Mario Núñez, otro de los colaboradores y formadores de los profesionales que integran la Red de Estaciones Meteorológicas puntana, se refirió a las condiciones climáticas que caracterizan al territorio provincial. Describió: “San Luis tiene un clima muy particular, poco lluvioso, temperaturas muy altas en verano y muy bajas en invierno”.

El profesor emérito sostuvo que “es muy importante que se pueda usar toda la red como base para emitir predicciones meteorológicas, y para eso se eligió uno de los sistemas más modernos de la actualidad que es el modelo físico matemático, que se usa en los principales centros meteorológicos del mundo. Acá se instaló un modelo regional, principalmente enfocado para San Luis y alrededores, que funciona muy bien gracias al sistema de computación que se posee”.

“Nosotros estamos pensando en una inquietud que tienen los pronosticadores que se formaron de la ULP en ampliar la información que el modelo permite automatizar. Vamos a tratar de que sea útil para cuestiones de emergencia como inundaciones e incendios”, adelantó Núñez.

El especialista consideró que es fundamental que los pronosticadores se sigan formando “y vayan adquiriendo experiencia y conociendo mejor los resultados del modelo”.

“Es un gran logro esto que han hecho en San Luis, posiblemente sea una de las pocas provincias que tiene Servicio Meteorológico a nivel local y regional. Al contar con mejores computadoras, con mayor velocidad, tener los radares y las imágenes de satélite, eso ha ayudado a lograr una mejor predicción” elogió.

Nota: Alfredo Torres.

Foto: Damián Ponce.

Video y edición: Fernando Testi.