El gobernador Alberto Rodríguez Saá anunció que profundizará la distribución de medicamentos gratuitos para jubilados y pensionados en todo el territorio. Ante la ausencia del Gobierno nacional, la Provincia tendrá más presencia en las entidades que nuclean a las personas de la tercera edad.

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, mantuvo esta tarde una reunión con jubilados y pensionados de distintas ciudades y pueblos con el propósito de conocer las distintas problemáticas que atraviesan las entidades y centros que los nuclean, y que son los puntos de entrega de medicamentos gratuitos que produce Laboratorios Puntanos.

Luego de una merienda, decenas de personas se presentaron y micrófono en mano dieron a conocer los diversos contratiempos que encuentran en sus actividades y sobre todo, le agradecieron la implementación desde hace meses del reparto de remedios de manera gratuita que el Estado puntano desarrolla en centros de jubilados de los distintos departamentos.

A su vez, Alberto les agradeció la colaboración por hacer llegar esta política a miles de personas y anunció que el Ministerio de Obras Públicas atenderá a los dirigentes de las entidades que los nuclean para conocer qué trabajos de infraestructura necesitan sus sedes.

Por otra parte, Rodríguez Saá instó a los hombres y mujeres de la tercera edad a que, en sus respectivos centros de jubilados, organicen para el próximo festejo del 25 de Mayo grandes locros solidarios para compartir con toda la gente. Especialmente con los más humildes. A su vez, tras la fecha patria, Alberto los invitó a que continúen con esas cocinas solidarias. El Estado puntano respaldará a aquellas instituciones y dirigentes que se acoplen a la idea.

Además, Alberto adelantó que consultarán a los trabajadores del Plan de Inclusión que quieran capacitarse para convertirse en ‘Acompañantes Solidarios’ de aquellos abuelos que están solos, o que por motivos de salud no pueden trasladarse hasta los centros de jubilados. La idea es que les brinden contención y compañía. También en las sedes de las entidades cuando se reúnen para distenderse con juegos de mesa, haciendo música y danzas.

El Estado consultará entre los obreros que sientan la vocación por acompañar a los abuelos y abuelas en sus reuniones.

Durante el encuentro, hombres y mujeres le agradecieron a Alberto la implementación de la política solidaria que les provee los remedios. Uno de ellos, Jorge José Fabiani, le obsequió al gobernador una medalla que era de su padre, José Juan, que había recibido del propio general Juan Domingo Perón. El antiguo poseedor fue fundador del Concejo Deliberante de La Matanza y fue el afiliado al Partido Justicialista número 484. “Se la regalo a usted, Alberto, porque fue el único que se preocupó por nosotros”, expresó el vecino de La Punta.

“Es una hermosa reunión. Aprendí mucho de todo lo que me contaron”, expresó Alberto, tras darle las gracias por su concurrencia.

“Vamos a hacer así. Escuché testimonios de hermanos de Nueva Galia, Villa Mercedes, Luján, Santa Rosa, Merlo, Potrerillos, La Punilla, San Martín, Juana Koslay, Los Manantiales, Nogolí, Villa de la Quebrada, Paso Grande, La Calera y Merlo. Si nos ponemos a repasar, nos faltan otras localidades. Nosotros tenemos que ser una luz, cada uno de nuestros centros de jubilados debe ser una luz. Y si no está organizado el centro, la entidad, están los jubilados, entonces les llevaremos los remedios igual”, señaló el mandatario.

“Y si hay algún problema interno en el Centro de Jubilados no importa. Llevemos nosotros los remedios igual. Me dicen que algunos centros no tienen un espacio físico. Bueno, si no tienen un lugar, le podemos pedir permiso a la directora para ver si nos deja reunir en la escuela. Si la directora no quiere, hablaremos con los intendentes para que nos cedan algún lugar. Y si no nos atienden ni en la escuela ni en la municipalidad, le diremos a la Policía que nos preste un lugar. A la Policía le daremos una orden para que sí o sí nos brinde algún lugar”, expresó entre risas Alberto.

“Esta política tiene que llegar a todos. Si es pensionado o jubilado tiene que llegar, y si es de la tercera edad y no es jubilado ni pensionado, con más razón los ayudaremos”, agregó.

“Uno de los remedios que más producimos es la amoxicilina para las infecciones o contra las bacterias. El abuelo que retira los remedios también tiene derecho a llevarle remedios a sus nietos si éstos lo necesitan. Vamos a hacer una cadena de solidaridad para que los hermanos jubilados de otros centros y otras localidades también participen de este beneficio. Donde hay un jubilado tiene que estar una banderita que diga: ‘Acá los remedios los damos gratis”, subrayó Alberto.

“Acá todos, todos, tienen que recibir los remedios. No interesa si es peronista, radical, opositor o nuevo opositor. No importa lo que sean, acá no hay color político. Tenemos que ir y darles los remedios a todos. Son gratis para todos”, señaló.

“Éste no es un esfuerzo enorme de la Provincia. Es un esfuerzo enorme de Laboratorios Puntanos, de los ministros que me acompañan y de ustedes. Lo que pone la Provincia es poquito. Porque lo que ponen ustedes, para que lleguen los remedios, es muchísimo”, enfatizó.

“Acá le dije al ministro de Obras Públicas que viniera para que los escuche. Vamos a llevar los remedios. Pero al mismo tiempo nos vamos conocer y haremos las obras que hagan falta hacer en los centros de jubilados, como en el de Villa Mercedes, por ejemplo”, adelantó el gobernador.

“Yo tengo muchísimos trabajadores de Inclusión Social. Tenemos que citarlos a los que quieran a una reunión, contarles lo que queremos hacer y capacitarlos pero no para que sean acompañantes terapéuticos, sino para que los acompañen a ustedes cuando no puedan salir o tengan algún problema y estén con ellos, que los acompañen cuando lo necesiten y les ayuden a esa persona”, anunció.

Locros solidarios

“Lo primero, lo fundamental, es que los remedios lleguen a ustedes, y desde su lugar que les lleguen a todos. Una cosa que podemos sumar es que, para el 25 de Mayo, preparemos un locro con los jubilados. Pero con una mirada distinta. En una escuela o merendero o centro de jubilados invitemos también a aquéllos que les vendría bien un locrito, a los más humildes. Sobre todo para los más viejos. Pero también pensemos en los niños. Ninguno se tiene que ir a dormir con la panza vacía. No son ollas populares, pero sí es una mano, una ayuda. Los que quieran, nos avisan y nos organizamos. Primero el 25 de Mayo y luego todos los sábados. O sábados y martes, o el que quiere todos los días. Es un trabajo solidario. Una vez que estén organizados sumaremos a la gente de Plan de Inclusión, los capacitaremos y ellos nos ayudarán y los acompañarán a ustedes. Que los acompañen a jugar a las bochas, al ajedrez, a las cartas, que los ayuden a ustedes porque lo necesitan”, sostuvo Alberto.

“Las puertas del Gobierno de San Luis están abiertas para todos ustedes. Esta política tiene que ser un triunfo, tiene que ser exitosa. No importa el color político. Los remedios son gratuitos y son para todos”, concluyó el gobernador.

Los testimonios de los jubilados

Asistieron representantes de Los Molles, Paso Grande, La Calera, Quines, Juana Koslay, La Punta, Luján, Potrerillos, Nueva Galia, Justo Daract y de la ciudad capital, entre otras geografías.

“Nos sentimos muy convocados con la propuesta del gobernador de que todos los jubilados de la Provincia puedan tener los remedios en forma gratuita, ya que el Gobierno nacional ha hecho un abandono absoluto de los jubilados”, expresó Nora Estrada, de Villa Mercedes.

“Nos gustaría tener un centro de jubilados en Los Manantiales”, propuso la pensionada Sandra Mercau.

Durante el encuentro, además de inversiones o mejoras edilicias, los representantes pidieron atención especial para los jubilados en el nuevo hospital “Ramón Carrillo”. Al tiempo que consideraron la iniciativa de entrega de medicamentos gratuitos como de justicia social.

 “Usted gobernador me dio trabajo cuando lo necesité hace 18 años, si usted no me daba trabajo en pico y pala no tenía un plato de comida en la mesa”, agradeció conmovida Romelia del Carmen Herrera, oriunda de Nogolí.

Silvia Parentti, presidenta del Club de Abuelos de Villa de la Quebrada, pidió la construcción de un hospital en la Capital de la Fe.

Soledad Leiva, licenciada en enfermería, colabora en un merendero de la ciudad capital. “Los jubilados agradecían la rapidez de la entrega de medicamentos porque así no cortan el tratamiento”, contó.

Nota, fotos y video: ANSL.