Las fábricas que no producen, los trabajadores suspendidos, las concesionarias que no venden, los ahorristas con cuotas impagables, contribuyentes con tributos más altos y pasajes más caros.

Las políticas monetarias nacionales, cuyo único objetivo es mantener relativamente estable el precio del dólar, para lo cual suben las tasas con rendimientos que no se obtienen en otras actividades productivas, está provocando una enorme crisis en la economía argentina, y no discrimina sectores. La industria es la más afectada y sus efectos llegan a todos.

En el informe de Indec sobre uso de la capacidad instalada de la industria, publicada en marzo de este año y que hace referencia a enero, muestra a la automotriz como la más afectada, ya que solo usa el 15,7% de su capacidad. Pudiendo fabricar 100 autos, solo fabricaba en enero 16.

El hecho de la baja en la producción impacta en el trabajo. En este año han suspendido a más de 15 mil trabajadores del área. Citröen y Peugeot iniciaron la tanda de suspensiones. Siguió Renault y otros. Ayer nos anoticiamos con más suspensiones en Fiat y que deja de producir cajas de cambio, pues el hecho de pasar de fabricar 200.000 a 35.000 (en números redondos), ya no le resulta rentable.

Llega a las concesionarias de autos y a los compradores de autos. La Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA) acaba de publicar un informe en el que se notifica que ha caído un 53% la venta de planes de ahorro previo para adquirir el 0 km. En general ha caído el patentamiento de automóviles, por lo que no hay un cambio en la modalidad de compra, sino que simple y llanamente se adquieren menos.

En la bajada de este diario de tirada nacional ya se anticipa que el impacto llega a los compradores que ha visto un incremento desmedido en el valor de la cuota del plan. Esto es noticia en San Luis, pues varios suscriptores a estos planes se han agrupado en lo han denominado “Autoconvocados estafados – Planes de Ahorro San Luis”, siguen con diversos trámites, locales y nacionales, a fin de ser escuchados en sus reclamos y en busca de una solución.

Ante sus planteos, el director nacional de Defensa del Consumidor, Fernando Blanco Muiño, les manifestó que no consideraba legalmente que fuera una estafa el incremento en la cuota, pues los costos en dólares habían aumentado. ¿De qué lado del mostrador está? La cuota es un porcentaje del valor del precio de lista del automóvil. ¿Acaso el precio de lista y el precio real del automóvil es el mismo? ¿No se esconde en los extraordinarios beneficios que se están promoviendo –descuentos de más de una 20% por pago contado, montos financiados a tasa cero con una inflación del 50%, etc- para la venta, que el precio de lista está inflado sobre el real para ganar más con la especulación financiera que con la actividad de fabricación y venta de automotores?

Esta situación impacta en los contribuyentes pues el pago del tributo de patentes se relaciona de manera directa con el valor del vehículo. Por último, también llega a los que se transportan en colectivos, pues el precio del pasaje también tiene en cuenta la amortización del valor del ómnibus.