Técnicas para el trabajo en distintos terrenos, y en equipo. Resistencia física, emocional y altos valores por la vida, son las principales características que reúnen los brigadistas que integran el equipo.

En el año 2008 fue creado San Luis Solidario, con el fin de brindar asistencia y ayuda humanitaria dentro del orden jurídico internacional, nacional y provincial. De este modo se creó el fondo de sustentabilidad, el registro de voluntarios de ayuda humanitaria y el comité estratégico del Programa San Luis Solidario.

Marcelo Edgar Manríquez se desempeña como jefe de cuadrilla desde hace 3 años, trabaja en el Programa desde su creación. “El inicio fue difícil, aprender las técnicas para manejo de incendios forestales, tenés que tener mucha resistencia física y emocional. La resistencia física se adquiere, en lo emocional podes estar atacando un fuego 5, 10 o 15 horas. La forma es que una vez iniciado el ataque no se detiene, el fuego no descansa, vos tampoco y es ahí cuando se pone a prueba la  resistencia emocional y mental”, comentó.

A su vez, explicó la diferencia con los cuerpos de bomberos, “ellos tienen horarios, nosotros no paramos; una vez que se evalúa el siniestro, se determina cómo se hará el ataque y si en un tiempo razonable se puede controlar el ataque. Podés hacer pausas pero cuando arrancaste no podés parar, el tiempo lo determina el fuego, la forma que aprendimos es adaptarse al fuego. Hay cuarteles que trabajan en sierras y en el llano no funcionan, nosotros sabemos todas las técnicas en diferentes terrenos, nos capacitamos, y aprendimos por prueba y error, entrenados por el Plan Nacional de Manejo del Fuego. Acá en la zona, sólo San Luis Solidario maneja los incendios forestales”.

El jefe de cuadrilla dijo que todo es trabajo en equipo, evaluación del incendio, cuándo se determina la técnica de ataque, “directas, indirectas o mixtas se evalúa y se comienza el trabajo, teniendo en cuenta las condiciones del tiempo y el relieve, rotación del viento y la gente con que contás”.

Manríquez recordó el trabajo que los brigadistas desarrollaron de evacuación en situaciones de incendio en 2015 en Quines, Luján, Lafinur, Los Cajones y otras catástrofes; estabilización de zonas ante vientos, emergencias, apoyo a cuerpo de bomberos, con quienes “trabajamos conjuntamente”, señaló.

Finalmente, Marcelo Manríquez remarcó: “Somos una brigada altamente especializada en incendios forestales, con entrenamiento en catástrofes, inundación y evacuaciones. Una brigada multipropósito. Cuando ocurre algo, no descansamos. Somos un equipo que comienza en nuestra familia y abarca a nuestros compañeros de brigada”.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Seguridad.