En la tarde del sábado, la lluvia y la caída de granizo causaron daños materiales en las viviendas de los habitantes del paraje del departamento Pueyrredón. A través de los ministerios de Seguridad y Desarrollo Social, de Vialidad Provincial y el Ente Control de Rutas, el Gobierno provincial llevó su colaboración.

La fuerte tormenta que tuvo lugar este sábado por la tarde en la zona centro-oeste de la provincia ocasionó algunos daños en Jarilla, donde viven poco más de 50 personas. Allí, la lluvia superó los 100 milímetros y la caída de granizo destrozó techos de chapa, provocando goteras en las viviendas.

Inmediatamente la delegada municipal de Desaguadero, Natalia Lehne, se comunicó con el Ministerio de Seguridad, que en el acto activó un protocolo de seguridad interministerial que incluyó a las Brigadas Solidarias del Ministerio de Desarrollo Social, a Vialidad Provincial y al Ente Control de Rutas, dependientes del Ministerio de Obra Pública e Infraestructura. También recibieron ayuda del jefe de la Policía, Fabricio Portela, a través del envío de efectivos policiales y la División Bomberos.

“Estamos muy agradecidos, la ayuda que nos brindaron fue magnífica”, dijo la delegada. Además explicó que pusieron a disposición de los damnificados un salón municipal en Desaguadero “para que puedan estar cómodos y atendidos, pero prefirieron quedarse en sus casas”, y que a partir de este lunes trabajarán en conjunto con la Brigada Solidaria de Desarrollo Social para arreglar los perjuicios ocasionados por el granizo en los techos.

Asimismo, indicó que debido a la cantidad de agua caída, en algunos sectores del paraje se formaron lagunas, por lo cual Vialidad Provincial llevó sus máquinas para abrir caminos y evitar que el agua se estanque; el Ente Control de Rutas, por su parte, colaboró con sus camionetas para trasladar a posibles evacuados, al igual que la Brigada Solidaria, que las utilizó para llevar colchones.

Este domingo, Lehne volvió a tener contacto con los damnificados, quienes no reportaron algún tipo de inconveniente.