El gobernador Alberto Rodríguez Saá insistió en que el Gobierno de Macri “por todos lados demuestra que fracasó”, y volvió a criticarlo porque “nunca habló de política económica, siempre habla de política financiera que es donde se benefician los poderosos”.

El gobernador de San Luis fue entrevistado este lunes por los periodistas Reynaldo Sietecase, en Radio Con Vos, y Matías Colombati, en Radio La Patriada, sobre el encuentro que este martes mantendrá con los gobernadores primero y con Nación después, en torno al Presupuesto nacional.

En ambos programas radiales Rodríguez Saá expresó los siguientes conceptos:

“Piensan que necesitan esa foto y lo primero que tenemos que hacer es leer cuál es la iniciativa, saber de qué se trata y luego opinar; y veremos qué hacer. Oficialmente, los gobernadores no sabemos nada. Se hicieron reuniones parciales con los ministros de Economía de las provincias”.

“Es una degradación y cambio de las reglas o de los de principios de la forma de gobernabilidad”.

“Cuando vos decís una cosa y luego querés hacer otra necesitás socios nuevos, y a eso le llaman gobernabilidad; pero parece que los socios nuevos no son suficientes, por que el Gobierno un día dijo ‘vamos a utilizar la receta del Fondo’: son recetas donde la Argentina pierde la soberanía política”.

“Los argentinos tenemos que esperar que el Gobierno nacional hable con el Consenso de Washington, establezca cuáles son las reglas que le acepta, o no, y luego quiere, de los gobernadores, una suerte de acompañamiento o complicidad”.

“Debemos leer y modificar el presupuesto de acuerdo a lo que las provincias vean que es necesario, para que en cada provincia no caigan en default los sectores sociales, los jubilados y los comerciantes. Todos tenemos que armar o modificar el presupuesto para los argentinos”.

Todos los gobiernos tienen que tener un presupuesto equilibrado. Los presupuestos se desequilibran si gobernás y administrás mal. El equilibrio se encuentra con un plan, pero el plan no es ‘le saco a los pobres o ajusto en educación’, eso es una locura. Los ajustes en educación, en el tema social, en ciencia y técnica, en universidades, es un pacto con el atraso y no es una mirada al futuro”.

“El Gobierno de Macri fracasó. El hombre prometió pobreza cero y dijo que a su gobierno debían medirlo por los índices de pobreza. Por todos lados demuestra que fracasó”.

“Ahora estamos en una crisis financiera que profundiza la económica, social y política. La argentina no tiene política económica. La política económica es pensar en los viñateros de Mendoza, en los arroceros de Formosa, en la yerba mate de Misiones, en la caña de azúcar de Tucumán, en la industria automotriz de Córdoba, política económica es pensar en el salario. La Nación nunca habló de política económica, siempre habla de política financiera, que es donde se benefician los poderosos”.

“La salida de la crisis la tiene que producir el Gobierno nacional. Tiene que girar 180º, pensar en los humildes y gobernar de la periferia al centro”.

“Hay una ideología neoliberal que se unió con el macrismo y, los que no somos neoliberales y nos duele enormemente lo que está pasando en Argentina y queremos un futuro mejor, pensamos que la forma mejor es hacer un frente”.

“Macri necesita un peronismo y una oposición dividida, como ya lo dijo la gobernador Vidal”.

“Nos han invitado a una reunión con el presidente; la posición mía es que vamos a escuchar de qué se trata, a informarnos, no sabemos cómo es el presupuesto. Se dice que el presupuesto ha sido acordado con el Fondo Monetario Internacional”.

“Para estar de acuerdo con el presupuesto, primero hay que conocerlo. Lo lógico es que primero sepamos de qué se trata”.

“Este martes puede ser que el Gobierno intente una foto en la que parezca que los gobernadores vamos avalar algo”.

“En los encuentros de los ministros nunca se entregó el presupuestos, ni siquiera las propuestas que se discutían. Lo que se decía era en forma verbal, por ejemplo: ‘El presupuesto va a tener éste ajuste a las provincias’, pero nunca en un papel. Siempre parcial y verbal, por eso es que no tenemos nada firme”.

“Hay que considerar un presupuesto equilibrado, que nunca debe ser ajustando a los humildes, a trabajadores, a la educación, a la ciencia y técnica, y a la cultura, porque esto significaría un atraso. Definitivamente hay dos miradas: una, la del Gobierno nacional, que no la cambia; y otra, de la oposición, que lo expresa en las calles, en cada manifestación”.