Los trabajos de pavimentación de 4 kilómetros incluidos en el Mega Plan “Sueños Puntanos” comenzaron el 20 de julio y ya se observa un importante avance. Trabajan casi 25 personas y se estima que a mediados de agosto se podrá comenzar a pavimentar.

Los 4 kilómetros que se pavimentarán en el pequeño pueblo del departamento Juan Martín de Pueyrredón van desde el acceso hasta la escuela, y pasan por la chimenea de la antigua fábrica de vidrio, donde se proyecta un museo que forma parte del Mega Plan de obras públicas anunciado por el gobernador Alberto Rodríguez Saá.

“Con estas obras vamos a visibilizar, jerarquizar y reconocer a los parajes puntanos”, señaló el mandatario días atrás, cuando anunció que el Gobierno de la provincia pondrá en marcha una serie de acciones e inversiones para embellecer, desarrollar e integrar a los parajes tal como lo prometió en la Nochebuena de 2017 en Jarilla.

“Actualmente trabajamos en el subrasante como estructura para la subbase y base del pavimento. Luego nos pondremos manos a la obra con las 3 alcantarillas que forman parte de la obra y estimamos para mediados de agosto comenzar con la pavimentación”, explicó el jefe de Conservación de Caminos, Jorge García.

Son casi 25 las personas que, con palas cargadoras, camiones bateas, regadores y niveladoras, entre otros equipamientos, trabajan incansablemente en la obra realizada por el Gobierno provincial.

Para los aproximadamente 80 pobladores de Jarilla, los trabajos significan un gran progreso para la localidad: “Somos 23 familias. Va a cambiar mucho con las obras, porque es un sueño que teníamos desde siempre.  Me siento contento porque es un adelanto para el pueblo”, expresó Miguel Muñoz, un vecino que compartió la Nochebuena del 2017 con el mandatario en la Escuela Hogar Nº 12 “Juan José Paso”.

“El pueblo ha tenido varios nombres. El primero que dicen era Posta La Cabra; después Las Travesías, Las Polvaredas y, cuando fundaron la estación le pusieron, Jarilla. Es uno de los parajes más antiguos de la zona”, aportó Muñoz, empleado de la planta potabilizadora dependiente de la Municipalidad de Alto Pencoso.

Es un lugar con historia, que conserva aún la chimenea de la antigua fábrica de vidrio y que resurgirá con las obras del plan “Sueños Puntanos”: “En la fábrica hacían botellas, vasos y de todo un poco”, recordó Ambrosio Bordón, de 89 años.

“Éramos un pueblito olvidado y hoy nos están empezando a tener en cuenta en el Gobierno. Estamos haciendo el asfalto para que quede lindo el pueblo”, indicó entusiasmado Luis Orozco, trabajador del Plan de Inclusión Social.

Martín Lescano, de 56 años, también destacó el crecimiento proyectado para la zona. Vive a 30 kilómetros de Jarilla. “Tengo dos hijos, queremos que la gente de campo siga, crezca  y que el Gobierno nos dé una posibilidad para que nuestros hijos se queden acá”, apuntó.

 

Nota y fotos: ANSL.