Jim Cybulski es físico, ingeniero mecánico y científico de la Universidad de Stanford. Diseñó el Foldscope (microscopio de papel) con el objetivo de brindar una herramienta que aportara al diagnóstico de la malaria. Hoy recorre el mundo para fomentar la ciencia en niños y jóvenes.

Cybulski nació en un pequeño pueblo de Pensilvania, al noroeste de Estados Unidos. De niño siempre proyectó ser científico, aunque sabía que le costaría muchos años de dedicación, estudió Física y luego se interesó por la Ingeniería Mecánica.

A partir de ese momento inició investigaciones dentro del campo de la ingeniería y recientemente, durante los últimos 6 o 7 años, empezó a pensar en las necesidades a nivel global y en cómo hacer herramientas de bajo costo.

En la Universidad de Stanford empezó a investigar en 2011 con el fin de buscar soluciones para los problemas importantes del mundo, como el diagnóstico de la malaria. Fue en ese período que visibilizaron que había que realizar herramientas de bajo costo que estuvieran disponibles para que la gente pudiera participar. También consideró que ese tipo de elementos favorecería y ayudaría a que los estudiantes pudieran realizar sus investigaciones y ser tal vez la próxima generación de científicos.

En ese contexto nació el Foldscope (microscopio de papel): “Tomamos un microscopio estándar y desarrollamos uno que valiera menos de un dólar de costo y que conserve su funcionalidad. Después de un tiempo nos dimos cuenta que debía ser una plataforma de bajo costo para realizarlo y que podía ser de papel, a la vez necesitábamos un lente que nos diera un alto rendimiento con un diseño escalable, volvimos al diseño del microscopio que tiene un solo lente redondo y construimos el foco basado en ese lente y lo incrustamos en un armazón de papel”, explicó Cybulski durante su visita en San Luis.

El joven científico se planteó que el Foldscope tenga diferentes utilidades que dividió en tres categorías: “En primer lugar desarrollar la curiosidad, su apreciación general y el involucramiento con la ciencia. En un plan de estudios normal los estudiantes pasan mucho tiempo obteniendo conocimiento de los libros, de sus profesores, de las pizarras, pero muchas veces falta en aprendizaje mediante la experiencia y el pensamiento critico. Desde ese lugar pensamos en proporcionar herramientas para que eso suceda en el sistema educativo”, describió Cybulski.

En segundo lugar, aseguró que buscan darles a los niños un medio para que interactúen entre ellos y con mentores, y a partir de ahí involucrar a la comunidad en la ciencia. Y, en tercer lugar, que aprendan ingeniería para poder captar un conjunto de herramientas de materiales muy sencillos que uno nunca pensaría que fuera posible.

El científico hoy construyó una empresa para poder generar una gran cantidad de instrumentos para la educación. A largo plazo planifica tener un impacto positivo en todas las personas del mundo, llegar a todos los niños con el Foldscope y otras herramientas de investigación científica para que puedan apreciar la ciencia y realizar sus propios descubrimientos.

“Tuve en San Luis la oportunidad de interactuar con docentes, estudiantes y comunidad en general y observé que desean encontrar una herramienta para mejorar su educación, lo cual me inspira de forma impresionante, me hace sentir que hay muchas oportunidades, espero que podamos ser parte y ayudar. Estuve aquí sólo un par de horas y veo los inicios de mucho progreso en esta provincia”, afirmó Cybulski.

 

Nota y foto: ANSL.