Debido a 5 casos importados de sarampión a nivel nacional, el Gobierno de San Luis, a través del Ministerio de Salud, comenzó con una estrategia de prevención. El jefe del Programa Epidemiología, Rodrigo Verdugo, explicó que “la única manera de prevenir este virus es por medio de la vacunación”.

Esta enfermedad viral, grave en niños pequeños, es fácil de prevenir con la aplicación de la vacuna triple viral (protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola) y se aplica en dos dosis: la primera a los 12 meses de edad y la segunda antes del ingreso a la primaria (6 años). En el caso de niños más pequeños de 12 meses, la protección la provee la madre durante el embarazo, en caso de que esté vacunada.

La aparición repentina de 5 casos de sarampión en Argentina encendió la alarma porque hacía tiempo (cerca de 18 años) que no se registraban casos de esta enfermedad. “Los casos son todos importados; es decir, de personas que estuvieron en contacto con niños que estuvieron en una zona donde circula el virus del sarampión. Por eso es importante la vacunación, ya que hay países en América que han tenido un aumento significativos en casos de sarampión”.

“En este momento se realiza una estrategia de comunicación como única manera de prevención, ya que no existe ningún tratamiento para una infección establecida de sarampión”, explicó el especialista e instó a completar, en el caso que sea necesario, el calendario de vacunación para evitar cualquier tipo de contagio.

En referencia a los síntomas, Verdugo explicó que “se presentan con un exantema (erupción de la piel, de color rojizo y más o menos extensa, que suele ir acompañada o precedida de fiebre; es la manifestación de un gran número de infecciones) que comienza en la cabeza, detrás de las orejas y baja hacia el tórax. También es posible que se manifieste con tos, que es la manera en la cual el virus se propaga”. Ante cualquiera de estos síntomas se debe consultar al médico para evaluar la presencia de sarampión y así evitar que el virus se expanda.