La jornada tendría una máxima de 23°C, mientras que el frío regresaría para permanecer durante al menos una semana, aunque sin heladas ni probabilidad de lluvias.

El Servicio Meteorológico Nacional pronosticó un miércoles agradable, con cielo parcialmente nublado o nublado, probabilidad de neblinas aisladas y vientos leves de direcciones variables.

Sin embargo, un probable marcado descenso de las temperaturas máximas, que llegaría este jueves, se instalaría hasta el miércoles de la semana próxima.