Las tareas incluyen cambio de membranas, pintura y revoques.

 

 

En la Escuela “Ramón Carrillo”, ubicada en Riobamba 2120, asisten 650 alumnos entre turno mañana y tarde. El edificio tiene más de 30 años. Uno de los sectores comenzó a tener algunas filtraciones por la lluvia por lo que los directivos decidieron clausurar dos aulas. Para revertir esta situación, el Programa de Infraestructura Escolar realizó reparaciones que incluyeron cambio de membranas, enmasillado y fino, pintura y cambio de instalación eléctrica y reflectores en el patio interno. Las labores se realizan en conjunto con el Programa de Arte y Diseño “Pinta San Luis” que ayudaron a pintar las paredes y techos.

“Dos aulas se llovían por los huecos de los ventiladores y la entrada de los enchufes, lo que  no permitía el uso y además, significaba un peligro para los docentes y alumnos. La cuadrilla rasqueteó para sacar los restos, retiró los ventiladores, luego se colocó enduido, se pintó y se cambiaron los enchufes. Los trabajos no afectaron el dictado normal de clases”, explicó el jefe del Programa de Infraestructura Escolar, Diego Canta.

La directora del establecimiento, Silvia Jorge, señaló que está muy satisfecha porque las aulas quedaron nuevas. “No sólo se llovía sino que no teníamos luz, entonces, era imposible que los chicos estén acá. El agua entraba por las ventanas que están en el pasillo del hall y era un espacio grande en desuso”, remarcó.

El jefe del Subprograma de Mantenimiento y Programación, Luciano Giunta, también mencionó que continúan trabajando con la reparación de un baño de varones que tenía problemas de humedad en donde colocaron enduido y pintaron para su refuncionamiento.

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Obras Públicas e Infraestructura.