El Gobierno provincial entregó las llaves a los adjudicatarios en una jornada colmada de emoción, en la que los merlinos cumplieron el anhelo de tener su vivienda propia y digna.