Los ejemplares fueron colocados gracias al trabajo del equipo de forestación del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, con la colaboración de trabajadores del Plan de Inclusión Social.

Olmos, álamos, acacias, sauces, fresnos, cortaderas y algarrobos son las especies con las que se foresta.

Olmos, álamos, acacias, sauces, fresnos, cortaderas y algarrobos son las especies con las que se foresta.

El compromiso asumido por el Ejecutivo puntano con la emergencia ambiental, que sufre la Cuenca del Morro y su área de influencia, continúa creciendo día a día. A través a los intensos trabajos de forestación a cargo de la cartera medioambiental y gracias al aporte de los trabajadores del Plan de Inclusión Social (PIS), el Gobierno de San Luis ya plantó 770.903 árboles en la zona.

Las tareas comenzaron el pasado 1º de agosto y, a menos de 7 meses de su inicio, son más de 100.000 lo árboles que, en promedio, se forestaron cada 30 días.

Las rutas provinciales Nº 55, 1, 33 y 14, las nacionales Nº 7 y 8, los caminos vecinales, las cárcavas y la vera de los ríos son los espacios donde se colocan cada uno de los árboles. Olmos, álamos, acacias, sauces, fresnos, cortaderas y algarrobos son las especies con las que se foresta.

El rol de la forestación en la Cuenca del Morro

“Las plantas no son utilizadas solamente para absorber agua. Se trata de una forestación topográfica. Utilizamos el árbol para ver cómo podemos variar los cursos de agua, frenar otros que aparezcan, cárcavas, sedimentación y absorber en lugares estratégicos. Por eso trabajamos sobre la denominada cuenca alta y media. Desde allí la idea es frenar el agua e ir reencauzando”, explicaron desde la cartera medioambiental.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.