Con un aporte de la Provincia, a través del Programa San Luis Cine, dependiente del Ministerio de Turismo y financiado por el INCAA, el rodaje del documental se realiza íntegramente en el Pueblo Nación Ranquel.

Comenzó la grabación de el documental.

Comenzó la grabación de el documental.

“Las expediciones”, la película documental de la Comunidad Ranquel dirigida por Ezequiel Chernov , coprotagonizada por Sofía Brito de la comunidad Ranquel, cuenta la historia de Laura (32), una enfermera de la capital de San Luis que se traslada a la Nación Ranquel de esa provincia para encargarse del nuevo hospital que está sin uso. En paralelo a su llegada, se expande una epidemia de sarampión entre los chicos del pueblo, y Laura inicia una campaña de vacunación con Vilche (43) y Mabel (46), dos ranqueles que la asisten. Esa campaña le sirve para conocer a las personas del pueblo, que todavía le tienen desconfianza, y enterarse del enfrentamiento entre las dos comunidades que integran la Nación Ranquel.

En simultáneo, Laura conoce a Galo (37), un ranquel que maneja la ambulancia del hospital. Él la ayuda con la epidemia, a impulsar la campaña de vacunación, a implementar una preventiva cuarentena y a incentivar el trabajo conjunto entre las dos comunidades. Su relación se hace más cercana y surge una mutua atracción. Laura llega al pueblo por una breve temporada y se encuentra con una epidemia, y con el inicio de un vínculo afectivo. Y se plantea la posibilidad de no volver a su hogar, a vivir entre los indios. La figura mítica de la cautiva la acecha.

Esta línea narrativa convive con el registro de un fresco más amplio de los personajes de la comunidad y sus actividades cotidianas: los ensayos de unos niños de una obra escolar para una festividad patria; unos trabajadores que arreglan los techos de las casas y se atemorizan creyendo que hay fantasmas indígenas en la comunidad; el lonco (cacique) y su séquito de indios que organizan la celebración del Año Nuevo ranquel; Carime, la profesora a la que todos llaman la cautiva, porque llegó al pueblo a dar clases en la escuela y fue “cautivada” por el Toro, un ranquel con el que se casó y tuvo un hijo. Y también la relación de amor entre dos jóvenes, Brando y Coca, que planifican irse a vivir a la capital, escaparse del pueblo; una historia que funciona como contrapunto de la de Laura.

Finalmente, el invierno llega a la comunidad. La epidemia de sarampión queda atrás, superada con un trabajo en equipo. Y ahora los ranqueles celebran el Año Nuevo. Como es costumbre, las distintas comunidades se reúnen a pasar la noche, a la espera de la salida del sol en el horizonte. El día clarea, los brazos se levantan y las manos se agitan sobre el cielo. Los gritos se escuchan por todo el valle. Es el primer Año Nuevo de Laura en la comunidad y se la ve emocionada, sorprendida por el festejo. Galo la sostiene bien fuerte del brazo, y ella responde con una mirada de aquiescencia.

Esta película de Ezequiel Yanco cuenta la historia de una etnia indígena de la Pampa húmeda argentina que sufrió, al igual que otras comunidades a fines del siglo XIX, la expropiación de sus tierras y el exterminio de sus pobladores por parte del ejército nacional, en la Conquista del Desierto. Adquirieron notoriedad por haber sido retratados en varios textos literarios y crónicas nacionales, como una excursión a los indios ranqueles, del general Lucio V. Mansilla. Actualmente, los ranqueles viven en la provincia de San Luis y La Pampa, y su cultura y tradiciones están en vías de extinción.

Prensa y fotos: Prensa Ministerio de Turismo.