La experiencia permitió observar que la utilización de estos cultivos representa una herramienta clave para la protección, conservación y sustentabilidad del suelo.

Gracias a esta prueba se pudo constatar que la utilización de cultivos de cobertura representa una herramienta clave para la protección, conservación y sustentabilidad del suelo.

Gracias a esta prueba se pudo constatar que la utilización de cultivos de cobertura representa una herramienta clave para la protección, conservación y sustentabilidad del suelo.

Como parte de las capacitaciones destinadas a ingenieros agrónomos organizadas por el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, en conjunto con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), este martes se desarrolló una jornada técnica sobre “Cultivos de cobertura en la Cuenca del Morro”. La actividad tuvo lugar en el Estación Experimental Agropecuaria del INTA, en Villa Mercedes, y convocó a más de 30 profesionales, como así también a productores de la zona.

“Durante la jornada se realizó una experiencia comparativa entre dos suelos: uno con cultivo de cobertura y otro sin cobertura. Sobre cada uno se midió la diferencia de evapotranspiración, la composición del suelo, su cambio en cuanto a las características de fertilidad y se observó también la presencia o no de malezas”, explicaron desde la cartera medioambiental.

La experiencia aportó importantes conclusiones. Por un lado, el campo que tenía cobertura poseía menor cantidad de agua y su suelo mayores nutrientes. Por otro lado, se pudo detectar la menor presencia de malezas en este espacio. “Con esto pudimos determinar que, por ejemplo, al momento de plantar soja y si se utilizan cultivos de cobertura, solamente se deberá realizar una aplicación de agroquímicos y no tres, como sería el caso de no utilizarlos”, indicaron los técnicos del INTA.

Gracias a esta prueba se pudo constatar que la utilización de cultivos de cobertura representa una herramienta clave para la protección, conservación y sustentabilidad del suelo, mejorando los índices de productividad, cuidando el medioambiente y reduciendo costos en fertilizantes, entre otros beneficios.

 

Nota: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.

Foto: Gentileza INTA San Luis.

Corrección: Mariano Pennisi.