El gobernador de la Provincia, Alberto Rodríguez Saá, durante una entrevista concedida al ciclo televisivo “Mellizas TV” de Canal 13, hizo un profundo análisis del actual sistema educativo y puso a las Escuelas Generativas como un parámetro a la hora de innovar.

Alberto Rodríguez Saá hizo un análisis del actual sistema educativo y de las Escuelas Generativas.

Alberto Rodríguez Saá hizo un análisis del actual sistema educativo y de las Escuelas Generativas.

Consultado acerca de la educación en San Luis, y puntualmente por la iniciativa de las Escuelas Generativas, el gobernador Rodríguez Saá criticó el sistema actual: “La educación está en crisis, creo que nadie lo niega. Es un problema de San Luis, de Mendoza, La Pampa, Buenos Aires, Chile, Uruguay y el mundo. La educación fue diagramada para la era industrial y ahora estamos terminando la era digital y empezando la era de la robótica”.

Y agregó: “Cuando el chico le dice a la mamá que no quiere hacer los deberes, la mamá le dice que los haga y se pone al lado para ayudarlo. Y cuando se da cuenta que es álgebra le dice: ‘Bueno, estudiá’; el hijo le pregunta a su mamá para qué le sirve esto y ella con amor le responde que le sirve para el futuro. Lo hace con amor pero le está mintiendo, ése es el punto 1. 2: Los edificios eran correctos, ahora son incorrectos; los boletines, que tienen cuatro líneas para una tardanza o inasistencia y sólo una para matemática o lengua, es un absurdo; está en crisis la currícula, las formas, los sistemas de premios y sanciones. Hablan de transporte escolar y uno tendría que ir a la escuela que está al frente de su casa, y tiene que ser igual que todas las demás, en su máximo nivel. Pero los chicos cruzan las ciudades, los barrios, el del sur va al norte y viceversa, por eso todo esto es un absurdo. ¿Cómo se sale de esto? Yo reconozco pilares que no se pueden tocar: 1- educación pública y gratuita; 2- salario docente: hay que cuidarlo; 3- calidad educativa: deben salir preparados; 4- la innovación: es la manera de salir de la crisis por arriba, nunca por abajo o por la ventana. Hay que salir mejorando”.

“Planteamos la innovación. Yo no quiero pelearme con nadie porque están los chicos, la escuela y la educación, no tenemos que pelearnos entre nosotros. Pueden haber peleas porque no quieren innovar; bueno, veamos si tienen los primeros tres pilares; si no mejoramos, pensemos que a la larga algo hay que hacer, porque dijeron que no iban a innovar y estamos igual. Entonces, la innovación está como un planteo para superar la crisis pero debe ser libre; puede ser chiquitita o enorme”, señaló.

Asimismo, citó un caso de innovación en Villa Mercedes, en la Escuela de Bellas Artes, y dijo: “El director se dio cuenta de que algunos chicos llegaban tarde a clases porque el colectivo estaba lleno, a otros porque le robaron las zapatillas, o porque llueve y hay problemas para llegar. Entonces dijo que en vez de entrar 7:45 iban a entrar a las 8:30 y le cambió la vida a la escuela. Los chicos llegan a las 8:15, a nadie le roban las zapatillas, no llegan colapsados, si llueve no pasa nada porque el centro está con menos movimiento; es un cambio chiquitito que les cambió la vida. Ahora, un cambio gigante es cambiar el edificio escolar, sacarle los grados por objetivos generales a cumplir, juntar chicos de distintas edades, dar la currícula de otra manera; matemática se puede dar de otra forma, como en la televisión que aprenden jugando, que es una maravilla”.

“Hay una regla de oro que estamos aplicando en las escuelas generativas, que la dice la Convención del Niño. Conmigo no se cumplió de niño y de grande quiero aplicarla: el chico tiene derecho a jugar, es lo que más quiere. Entonces el chico va a la escuela a jugar”, aseguró el jefe de Estado.

A su vez, se refirió a la primera Escuela Generativa que funciona en la provincia: “Hoy fui a la Escuela ‘Corazón Victoria’ y no ha faltado ningún chico. Hace unos tres o cuatro días ingresó un chico que había tenido muchos problemas de conducta, y la madre pidió que lo reciban. Dijo algo así como ‘a mi chico le dicen en la escuela que no lo aguanta nadie’. El chico fue y es el primero en llegar y el último en irse”.

“Ahora vienen tres cosas que llegan a esta escuela para que tenga un espíritu crítico o duda: A- El Estado está haciendo un seguimiento y un protocolo de lo que está pasando; va a medir la calidad educativa, al principio, al medio y en cada etapa de cómo evoluciona el chico. Todo lo que se haga bien, se va a magnificar; lo que se haga mal, se va a rectificar en el acto, pero teniendo conciencia de que hoy estamos haciendo mal muchisimas cosas en las escuelas. Si hay un error, vamos a tener la paciencia de corregirlo rápidamente para que no se vuelva a cometer. B- Estuvimos con gente de las Naciones Unidas que vino a ver problemas con la minoridad y quedaron asombradas. Sara, que es la jefa de la delegación, quiso ver la escuela del Club Victoria y otros temas de Familia Solidaria, y dijo: ‘Quiero quedarme a vivir en San Luis y estudiar en una escuela como ésa’. Y nos pidió dos cosas: que le hagamos escribir a los chicos, que ellos mismos escriban cuáles son las reglas de convivencia que ellos aceptan hoy. Ellos nos dicen cuáles son las reglas, nosotros no la imponemos, ¿creen que van a decir algo que no nos guste?. Y otro tema que nos sugirió es que los guiemos en la sed de conocimiento y ayudemos a construir la nueva currícula. Por ejemplo, ¿qué chico nos va a decir que quieren estudiar la Segunda Guerra Mundial? Nos van a decir que quieren estudiar los animales, el calentamiento global, las plantas. El día de la inauguración, en un video, una madre dijo algo que me emocionó, algo así como ‘yo quiero que mi chico vaya a la escuela y cuando vuelva, me diga que quiere volver al otro día, y que es feliz”, sostuvo.

Nota y foto: ANSL.

Video: Gentileza Canal 13 San Luis TV.