En un emotivo acto realizado el jueves en el campus de la Universidad de La Punta, 400 alumnos del Plan de Inclusión Educativa recibieron su diploma y certificado analítico definitivo. En lo que va del 2016, el programa de terminalidad educativa del Gobierno provincial ya suma 1.000 egresados.

En lo que va de 2016, el Plan de Inclusión Educativa sumó 1.000 egresados.

En lo que va de 2016, el Plan de Inclusión Educativa sumó 1.000 egresados.

El Plan de Inclusión Educativa se transformó en una segunda oportunidad para miles de puntanos. Y es que en el programa de terminalidad educativa impulsado por el Gobierno provincial, a través de la Universidad de La Punta (ULP), encontraron algo más que una propuesta académica.

Para muchos de ellos significó, también, la posibilidad de ingresar en la era digital mediante el uso de las nuevas tecnologías en el aula, fortalecer la convivencia ciudadana y, al mismo tiempo, iniciar un camino académico terciario o universitario para aspirar a mejores condiciones laborales.

Sandra Isabel Romero (47) es una de los 400 egresados que recibieron ayer su título, en un acto encabezado por el rector Fernando Salino en el campus universitario. “Serán en adelante artífices de su futuro. San Luis celebra que sus ciudadanos crezcan, que mejoren su nivel educativo”, destacó la máxima autoridad de la casa de estudios durante la ceremonia.

Estas palabras resonaron fuerte en Sandra: “Volver al aula fue todo un desafío para mí. Al principio me costó mucho incorporar la tecnología a mi rutina de estudio pero con el tiempo sentí que me abrió la cabeza para encarar nuevos proyectos de vida”.

Con su título secundario en mano, esta ama de casa se anima a soñar en grande: “Siento una alegría y satisfacción inmensas. Terminar el secundario era una materia pendiente y ahora es un logro del corazón, un incentivo para seguir estudiando. En el Plan de Inclusión Educativa descubrí otra faceta de la historia y la geografía; sueño con especializarme en estas áreas”.

Un anhelo similar comparten Belén Fernández (22) y Yésica Maya (22). Oriundas de las localidades de Unión y Arizona, respectivamente, estas dos jóvenes aspiran a convertirse en maestras jardineras. “Sé que de ahora en más se abren muchas puertas y comienza una nueva etapa”, reconoce Belén. Yésica, por su parte, quien inició este enriquecedor camino académico junto a su hermana, cuenta: “El apoyo de nuestra familia fue fundamental. Recibir este título después de tanto estudio y sacrificio me emociona. Ahora siento que puedo lograr lo que quiero”.

Para Leandro López (20) de Concarán contar con su título secundario es, también, asumir nuevos desafíos: “Me propuse volver a clases y terminar la escuela. Le di para adelante. Tuve el apoyo de mi familia y hoy estoy listo para encarar una carrera terciaria. Sé que seguir estudiando es fundamental para tener un mejor futuro el día de mañana”.

Cabe destacar que ayer, por tercera vez en lo que va de 2016, 400 alumnos de toda la provincia se dieron cita en la ULP para recibir su diploma y certificado analítico definitivo, lo que les abrirá nuevas puertas de cara al futuro. De esta manera, ya son 1.000 los egresados del programa de terminalidad educativa impulsado por el Gobierno provincial.

“Terminar el secundario era una materia pendiente; ahora, es un logro del corazón”, asegura Sandra, quien aspira a especializarse en historia y geografía.

“Terminar el secundario era una materia pendiente; ahora, es un logro del corazón”, asegura Sandra, quien aspira a especializarse en historia y geografía.

Nota: Prensa Universidad de La Punta.

Fotos: Axel Seleme.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Marina Menseguez.