Se trata de Max Gulmanelli y el motivo del encuentro fue agilizar la articulación de las políticas educativas nacionales y provinciales. Además, se le ofreció al subsecretario detalles de los programas e iniciativas pedagógicas sanluiseñas.

Amitrano y Gulmanelli acordaron coordinar esfuerzos en mediciones de rendimiento, innovación y formación docente.

Amitrano y Gulmanelli acordaron coordinar esfuerzos en mediciones de rendimiento, innovación y formación docente.

Con la idea de repasar el trabajo conjunto entre los ministerios de educación de la Nación y de la provincia, arribó este miércoles a San Luis, el subsecretario de Gestión Educativa, Max Gulmanelli. El funcionario nacional se reunió con el ministro de Educación, Marcelo Amitrano, y acordaron redoblar esfuerzos para contar con datos precisos sobre el nivel educativo de los chicos y trabajar mancomunadamente en políticas de innovación y formación docente.

“Valoramos mucho la voluntad de estar cerca que tiene el Ministerio de Educación de la Nación. Este ejercicio de federalismo es importante porque les permite conocer mejor las realidades de cada jurisdicción”, manifestó Amitrano.

Además, resaltó: “Compartimos el diagnóstico del Gobierno nacional sobre el sistema educativo. Cruje porque le pedimos resultados que no está en condiciones de alcanzar por su propia naturaleza y estamos comprometiendo el futuro de nuestros chicos y del país”.
Al respecto, agregó que en el Consejo Federal de Educación todos los ministros manifiestan la voluntad de refundar lo que sea necesario en beneficio de los alumnos. “Esto requiere mucho trabajo, mucha transparencia y honestidad para evaluar. Nadie debe tomar los resultados en forma negativa sino como algo positivo para construir”, aseveró.

“En nuestro país la mitad de los chicos no termina el secundario”

Gulmanelli coincidió en que el estado general de la educación argentina no es bueno. “En nuestro país, la mitad de los chicos no termina el secundario y la mitad que sí lo hace no accede a educación de calidad. Les damos un título, pero no les damos ni los conocimientos ni las habilidades necesarias para decir con justicia que han terminado la secundaria. El Gobierno nacional tiene que trabajar con las provincias para resolver este enorme defraude educativo en el que nos encontramos”, afirmó.

En referencia a los puntos centrales del trabajo bilateral, el funcionario detalló que implica tres grandes propósitos. “El primero es la innovación, con una escuela que nos pueda llevar al futuro. Para eso el segundo objetivo es la formación docente, con el reconocimiento social de la tarea de nuestros maestros. Y en tercer lugar, una política de evaluación de la calidad”, dijo.

Sobre este último punto remarcó que San Luis tiene su operativo que realizará dentro de muy poco y que la Nación hará lo mismo en octubre. “Se hará todos los años. Vamos a evaluar de manera censal a los chicos en el último año de primaria y de secundaria. Mientras que en tercer grado habrá una evaluación muestral de lectura, que nos permita tomar a tiempo las decisiones para darles una educación de calidad”, manifestó.

Acerca de lo que se busca con las mediciones de rendimiento, Gulmanelli sostuvo: La idea es saber si nuestras escuelas están funcionando bien y si los chicos están aprendiendo. Si no está sucediendo tomaremos las decisiones en conjunto para dar respuesta. Nuestro trabajo debe asegurar que todos tengan las mismas oportunidades educativas. Es una intención que hoy nos desafía, pero sabemos que no es una realidad. No da lo mismo nacer en cualquier lugar de Argentina, porque no se tienen las mismas oportunidades educativas y consecuentemente no se tienen las mismas oportunidades en la vida”.

Del encuentro también participaron funcionarios provinciales.

Del encuentro también participaron funcionarios provinciales.

Nota y foto: Darío Calderón – Prensa Ministerio de Educación.

Contenidista: Marina Menseguez.