Mantener la base, comprar lo justo y necesario, nutrirse de jugadores de las divisiones inferiores y apostar, en algunos casos, a un proyecto a largo plazo, son sólo algunas de las bases de los equipos campeones y de las grandes campañas de otros clubes.

Lanús un digno y merecido campeón.

Lanús un digno y merecido campeón.

En estos tiempos, en que las alegrías se cotizan en bolsa y los triunfos están a la orden del día, pocos clubes saben aprovechar esas oportunidades. Los “grandes” compran mal y sólo buscan resultados a corto plazo por las urgentes obligaciones de ganar; mientras que el resto de las instituciones, bien armadas, organizadas, sin urgencias juegan sin presiones y consiguen mejores resultados y dividendos.

Esto explica, en resumen, un aspecto importante de la realidad de nuestro fútbol, para muchos venido a menos y para otros uno de los más competitivos a nivel mundial; que equipos denominados “chicos” les hagan frente a los interminables clubes argentinos que tienen mucha tradición y títulos en su haber; y achiquen la brecha, generando una paridad en cada uno de los partidos y campeonatos que se disputan.

En estos últimos años (desde mediados del 2012, hasta mayo del 2016), los campeonatos de Primera División del fútbol “argento” tuvieron grandes animadores y gratas sorpresas, que se metieron, en algunos casos, casi sin proponérselo dentro de la pelea por el título, algunos de ellos incluso consagrándose campeones. Arsenal (2012) Vélez (Inicial 2012), Newell´s (Final 2013), San Lorenzo (Inicial 2013), River (Final 2014), Racing (Torneo Transición 2014), Boca (Torneo de Primera División 2015) y Lanús (Torneo de Transición 2016).

En este último torneo, de transición, sólo San Lorenzo de los denominados grandes del fútbol nacional hizo una buena campaña. Ya que Boca Junior, River Plate, Independiente y Racing no tuvieron buen rendimiento y dejaron en evidencia las malas contrataciones y poca inclusión de jugadores de las divisiones inferiores.

La edición 2016 consagró campeón al Club Atlético Lanús, luego de una campaña impecable y a la que coronó con un contundente triunfo ante San Lorenzo de Almagro por 4 a 0.

Cuando uno mira la tabla de posiciones del último torneo de Primera División del fútbol argentino, en la zona 1, San Lorenzo con una andar lleno de dudas se metió en la final, en la última fecha del certamen al igualar con Banfield 1 a 1 y dejó en el camino al conjunto sensación del torneo, Godoy Cruz que se quedó sin resto en las últimas fechas. En esta misma zona, Independiente fue tercero (a 7 puntos); seguido por Arsenal, Gimnasia, Vélez, Rosario Central, Patronato y River.

El “Canalla” y el “Millonario” participaron en la Copa Libertadores y su eliminación en el torneo internacional los dejó fuera de competencia en ambos certámenes.

En la zona 2, la diferencia fue aún mayor. Lanús se clasificó a la final, con 38 puntos, 2 fechas antes de culminar la fase regular. El andar del “Granate” fue arrollador y mostró, por momentos, gran calidad y superioridad respecto a los demás equipos del grupo. Lanús fue escoltado por Estudiantes, Atlético Tucumán, Defensa y Justicia, Huracán y Racing. Estos últimos dos equipos, disputaron también la Copa Libertadores en la cual quedaron eliminados. El único sobreviviente argentino en el certamen internacional es Boca Juniors, que finalizó, en el torneo local, décimo con 20 unidades.

El fútbol argentino pasa por estas horas un período de recambio institucional y generacional, que también se ve reflejado dentro de las canchas. Los clubes jóvenes buscan posicionarse deportivamente en lo más alto y consiguen logros que les permiten sostenerse en el tiempo, basados en estructuras firmes, en trabajos a conciencia desde las divisiones inferiores y con las metas puestas en el crecimiento de las instituciones.

El torneo llegó a su final, ahora se abrirá nuevamente el libro de pases y por consiguiente, los clubes, con mayor poder adquisitivo saldrán de manera desesperada a contratar jugadores, a desarmar planteles, en busca de la gloria y de la obtención de algún título. Otros, sin embargo, echarán mano a las divisiones inferiores, que por cierto es donde está el futuro de los clubes y en donde tiene que comenzar a cimentarse el porvenir de una institución.

 

Nota: Jorge Gallego.

Foto: Ole.com