El Gran Maestro y quíntuple campeón argentino de Ajedrez es el encargado de guiar los destinos del convocante programa, que lleva adelante la Universidad de La Punta en toda la provincia. Entre sus objetivos para 2016 se encuentran: extender el alcance del ajedrez en las escuelas, afianzar su impronta social y federal, y seguir apoyando a los talentos de alta competencia. 

El jefe del Programa Ajedrez es quíntuple campeón argentino y uno de los máximos referentes nacionales del juego ciencia.

El jefe del Programa Ajedrez es quíntuple campeón argentino y uno de los máximos referentes nacionales del juego ciencia.

Cuando el Gran Maestro Pablo Ricardi se sumó al Programa Ajedrez de la Universidad de La Punta (ULP), nunca imaginó el impacto que tendría esta iniciativa en la vida de los sanluiseños. Hoy, el quíntuple campeón argentino y uno de los máximos referentes nacionales del juego ciencia asumió el reto de guiar los destinos del programa que mayor cantidad de éxitos ha cosechado desde 2005, cuando se realizó el Mundial de Ajedrez en Potrero de los Funes.

Con una responsabilidad y compromiso que no conocen de horarios, Ricardi y su equipo proyectan seguir extendiendo la impronta federal del juego ciencia. “Nuestro desafío es incentivar la práctica del ajedrez en cada rincón de San Luis y apoyar a quienes deseen crecer y desarrollarse en esta disciplina”, asegura el sucesor de la mítica WGM (en castellano, Gran Maestro Femenino) Claudia Amura, quien hoy está al frente de la Secretaría de Deportes. Y añade: “Es una manera de devolverle a la provincia todo el apoyo que nos brinda desde hace años”.

Para cumplir este objetivo, el programa se valdrá no sólo de encuentros y torneos presenciales sino, también, de la tecnología que llega a cada hogar de la mano de las iniciativas de la Agenda Digital Sanluiseña. De esta manera, por medio de clases virtuales con grandes maestros, los chicos que deseen perfeccionarse en el juego ciencia podrán tener una práctica extra.

Los tres ejes del programa

En 2016, la ULP apuntará a seguir afianzando tres áreas clave del Programa Ajedrez:

  • AJEDREZ ESCOLAR. En 2015, Ajedrez llegó a más de 30 mil alumnos y 230 escuelas, bibliotecas y plazas públicas de toda la provincia. Este año buscará redoblar la apuesta: “El ajedrez es una herramienta educativa muy valiosa. El objetivo es que cada vez más chicos se interesen en aprenderlo”, afirma el GM Ricardi.
  • AJEDREZ SOCIAL. Además de seguir adelante con el programa para ciegos y disminuidos visuales que coordina el instructor Daniel Morelli, apuntará a reforzar el trabajo en las penitenciarías y otros ámbitos de la sociedad. También tendrá por objetivo desarrollar una propuesta para chicos con capacidades diferentes.
  • AJEDREZ DE ALTA COMPETENCIA. La Escuela de Talentos no para de crecer. De la mano de exponentes como WGM Guadalupe Besso, WIM (en castellano, Maestro Internacional Femenino) Ayelén Martínez, el Maestro FIDE Andrés Palú y Maestro Internacional Pablo Acosta, la ULP se posiciona como una formadora de ajedrecistas de élite. Esta tarea comprende tanto a los ajedrecistas de San Luis como aquellos que no tienen recursos ni apoyo para desarrollarse en sus provincias.“En 2016, seguiremos apuntalando a los chicos que más se destacan para que puedan representarnos tanto en la provincia como en el país. Si bien San Luis es un lugar chiquito, confío en que puede haber un corazón grande capaz de llegar muy lejos”, manifiesta el jefe del Programa Ajedrez.

Las enseñanzas del Gran Maestro

Nacido y criado en Buenos Aires, Ricardi (53) aprendió a jugar ajedrez con su padre cuando tenía apenas 6 años. Con el correr de los años descubrió en el juego ciencia una pasión que no había sentido por otras disciplinas. Su formación autodidacta y la práctica constante lo llevaron a destacarse como uno de los mejores del país.

  • Desde su experiencia, ¿por qué recomienda jugar ajedrez?
  • Por un lado, porque es un buen complemento para la actividad física. Es decir, no sólo te obliga a estar sentado en una mesa, concentrado, pensando en un problema específico, también te enseña a reflexionar antes de actuar. Y, por el otro, porque se puede convertir en una pasión: cuando uno entiende los movimientos descubre toda una vida interna del juego. El ajedrez es un deporte infinito.

 

Nota y foto: Prensa ULP.

Contenidista: Cecilia Sosa.