Yanet Godoy recibe la medalla de egresada a manos del gobernador Poggi, en 2014.

Yanet Godoy recibe la medalla de egresada a manos del gobernador Poggi, en 2014.

Alumnos y docentes comparten sus experiencias con los diferentes planes educativos, impulsados en Las Lagunas y Paso Grande, localidades al noreste provincial, ubicadas en el departamento San Martín.

Las Lagunas

Según narra el historiador Jesús Liberato Tobares en su libro “Noticias para la historia”, el origen del nombre de la localidad Las Lagunas se debe a la existencia de varias lagunas que a la fecha han desaparecido casi por completo, encontrándose solamente unos pequeños charcos y corrientes de agua muy escasa.

Luz Velázquez (22), egresada de la Escuela Pública Digital de Adultos (EPDA) en 2014, cuenta que sus abuelos nacidos en el lugar también recordaban aquel principio y que en la actualidad solo pasa un río cerca del poblado.

En el noreste provincial, Las Lagunas se ubica a 50 kilómetros de Tilisarao, por ruta, y a 25 de San Pablo, por un camino de tierra. Uno de los destacados locales, conforme historia Tobares, fue el poeta y periodista Francisco Irurozqui Garro, autor de la obra “Manchas de tinta”. Este escritor era sobrino de Juan Mamerto Garro, nativo de Pantanilla (Dpto. San Martín), quien integró la fórmula presidencial Bernardo de Yrigoyen – Juan M. Garro y fue ministro de Justicia e Instrucción Pública, durante la presidencia del Roque Sáenz Peña.

“El primer poblador fue don Luis Fulgencio Ortiz quién construyó las primeras casas y los primeros cercos de rama. El señor Ortiz fue quien hizo construir la capilla de Las Lagunas donde se venera a la Virgen del Rosario. En esa capilla estuvo ´refugiado´ el Señor de Renca en el siglo pasado (1832 / 1836) a consecuencias de las frecuentes invasiones de los ranqueles a Renca y sus vecindades”, aporta Liberato, oriundo de San Martín y conocedor como pocos del departamento.

“Mi abuela me exigía que terminara el secundario. Si era por mí, no tenía muchas ganas”, ríe por teléfono Velázquez. Ella caminaba cinco kilómetros cada vez que iba a estudiar. Es difícil encontrar señal desde la capital puntana hasta la localidad, pero mediante wifi con aplicaciones como WhatsApp es posible conocer cómo viven los puntanos del interior y compartir sus experiencias.

La sede Las Lagunas comenzó su funcionamiento el 19 de octubre de 2011.

La sede Las Lagunas comenzó su funcionamiento el 19 de octubre de 2011.

A la referente del Plan de Inclusión Educativa, Gloria Sánchez, se le consulta qué desafíos tuvo que enfrentar en la zona y describe: “En muchos casos, la intransitabilidad de los caminos, las distancias, las inclemencias del tiempo. Algunos alumnos se trasladaban en moto, caminando, etc. En mi caso, enfrentar las crecidas del Río Conlara, los pantanos interminables…pero esto nunca fue un obstáculo para que las clases continuaran. De alguna u otra forma, se asistía”.

Según apunta la referente, la sede Las Lagunas comenzó su funcionamiento el 19 de octubre de 2011. Su matrícula inicial fue de 10 alumnos y 5 jóvenes que realizaban un curso online, con la denominación Centro de Inclusión Digital (CID) Las Lagunas. Luego se denomina EPDA. Más tarde empieza el Plan 20/30, donde algunos alumnos que eran de EPDA se traspasan a este programa. En noviembre de 2013, la EPDA tiene su primera egresada de primaria.

“Realmente todas las experiencias fueron muy, muy importantes, fortalecieron mi alma. Por mi experiencia personal, a los 12 años tuve que emigrar a una ciudad para poder cursar el secundario y sé lo que  es alejarse de los seres queridos, contactarse con otras costumbres. Por esto, y mucho más, siempre soñé en volver y aportar algo para nuestra gente y ese sueño”, agrega Sánchez, nacida en Las Vertientes. “El rol de la sede, es de suma importancia, ya que integra alumnos de muchas generaciones y lo más importante, permitirá cumplir muchos sueños, el de culminar sus estudios en su pueblo”, expresa.

Luz Velázquez, nació en Villa Mercedes pero trabaja como maestranza en la EPDA de Las Lagunas. Dice que quisiera estudiar enfermería o alguna carrera a distancia. Asistió junto a su compañera egresada, Yanet Godoy, al acto a fines del año pasado, cuando el gobernador, CPN Claudio Poggi, les entregó los diplomas en el polideportivo de la ciudad de La Punta.

“Me hacía falta terminar el secundario. Mi familia me alentó a estudiar. Empezamos varios pero al final quedamos nosotras dos”, señala Yanet (20) quien comenzó en 2013. “Sentí mucha felicidad cuando egresé. La familia se puso muy contenta”, dice desde la localidad que, según el censo de 2010, cuenta con 111 habitantes.

Godoy nació en Las Lagunas y trabaja en la Municipalidad como auxiliar administrativa. En esa área le gustaría continuar perfeccionándose. “El pueblo va cambiando año a año”, sostiene. “Es tranquilo”, continúa para asentir con risa que aún no hay rejas en las casas y que pueden dejar la bicicleta sin candado en la calle.

Luz Velázquez, durante su egreso en 2014.

Luz Velázquez, durante su egreso en 2014.

Paso Grande

“El origen de este nombre está en un vado del Río Conlara ubicado al frente de la población y que los lugareños llamaban Paso Grande pues por allí pasaban los carros y carretas, a diferencia del Paso Chico ubicado más al norte y por donde solo se cruzaba el río a caballo. Estas tierras pertenecieron al cacique don Pedro Chilote quien, según testimonio de Urbano J. Núñez, en 1723 vivía en el paraje”, refiere Liberato Tobares.

También en el noreste provincial, Paso Grande se encuentra a 107 kilómetros de la ciudad de San Luis, sobre la Ruta Provincial Nº 2. De acuerdo al censo de 2010, tiene 427 habitantes. Es uno de los pueblos más antiguo del territorio.

“El primer maestro que tuvo Paso Grande fue don Vicente Mendoza, designado por el Cabildo de San Luis, el 16 de enero de 1745. Según constancia obrante en el Libro Histórico de la escuela de aquella localidad, su creación oficial data de 1865”, aporta Tobares. La localidad originariamente se llamó San José de Paso Grande y luego El Progreso de San José.

“La creación del Registro Civil en este pueblo tiene lugar el 17 de marzo de 1900 y se establece que el jefe debe percibir su sueldo de $30 mensuales”, detalla curiosamente el folclorólogo, quien toma como fuente para su investigación al Boletín Oficial y prensa de la época.

A mediados del 1800, las invasiones de los ranqueles eran frecuentes en la zona de Paso Grande. Según puntualiza Tobares, para evitar la pérdida de los objetos de la iglesia, entre otros de la campana, esta se depositó en la iglesia de Renca hasta que desapareciera el peligro inminente del malón. El 13 de noviembre de 1873 el Gobierno reclama a la iglesia de Renca la devolución de la campana perteneciente a la iglesia de Paso Grande.

Asimismo, en octubre de 1938 una intensa creciente del Río Conlara se llevó el puente de hierro que una compañía alemana construía por entonces.

Alumnos de Potrerillo. Aprender en el interior puntano exige atravesar kilómetros e inclemencias.

Alumnos de Potrerillo. Aprender en el interior puntano exige atravesar kilómetros e inclemencias.

La facilitadora Elizabeth Mariana Pereira relata que la EPDA de la localidad inició en marzo de 2011, en el Salón de Usos Múltiples de la Escuela Nº 104 “Domingo Faustino Sarmiento”. “Comenzó a funcionar con 60 alumnos aproximadamente; contaba con un alumno con dificultades motrices lo cual fue un gran desafío tanto para mí como para el alumno; otra de las experiencias,  fue una señora de 80 años de edad. Fue muy lindo trabajar con este grupo homogéneo. Como también tenía alumnas/os de edad muy diferente, lo cual llevaba un gran esfuerzo y poder llegar con los contenidos ya que era muy importante tomarse un tiempo por cada uno”, comenta Pereira quien al mismo tiempo participaba semanalmente del Programa Todos los Chicos en la Red  en cinco escuelas más.

“Empecé a estudiar a los 19 años y terminé a los 21”, asegura Cintia Barroso (22). “Al principio me resultó complicado pero con la ayuda de la profesora pude superar las dificultades. Me sentí muy orgullosa y contenta cuando egresé”, añade Barroso quien se mudó a la localidad para trabajar en una clasificadora de pañales. Su familia es de San Rafael, una zona rural cercana a Paso Grande. Durante la cursada, Cintia también cumplía con su trabajo.

Este año, el 26 de septiembre, todas las sedes del departamento San Martín festejaron el Día del Estudiante, por primera vez.

A la referente Gloria Sánchez, quien también se desempeñó en Paso Grande, se le pregunta cuál cree que es el aprendizaje más importante en una escuela rural, y reflexiona: “En nuestro caso, el tener acceso a internet gratuitamente y en igual condición que los alumnos de la ciudad es un avance sumamente importante. Además de contar con aulas totalmente equipadas con computadoras, proyector, impresora, etc. Nuestra experiencia es muy enriquecedora, pasamos a formar una segunda familia. Nosotros muchas veces aprendemos de la práctica misma”.

 

Nota: Matías Gómez.

Fotos: Gentileza.

Corrección y contenidista: Mariano Pennisi.