Los habitantes de varias provincias argentinas sintieron el sismo que se originó el miércoles a las 19:54 en Chile. En San Luis se percibió con intensidad en todo el territorio provincial pero no se reportaron ni daños materiales ni heridos. Luego, durante la noche, usuarios de redes sociales manifestaron haber sentido las réplicas del terremoto, aunque de menor intensidad.

En varias provincias de Argentina se sintieron temblores por el sismo en Chile. Como en Córdoba, la gente salió a la calle asustada.

En varias provincias de Argentina se sintieron temblores por el sismo en Chile. Como en Córdoba, la gente salió a la calle asustada.

En San Luis, San Juan, Mendoza, Santa Fe, Rosario, Córdoba, La Rioja, Catamarca, La Pampa y hasta en Buenos Aires, entre otras, muchas personas aseguraron sentir el movimiento telúrico como consecuencia del terremoto que tuvo lugar en el país vecino.

Las provincias de la región de Cuyo son las que sintieron los coletazos más fuertes del sismo en Chile, “el suelo parecía como si pisaras sobre el agua”, le contó una vecina de Guaymallén al Diario La Nación.

El terremoto chileno se pudo sentir a lo largo y ancho de la Argentina. Mendoza fue la provincia donde más fuerte se sintieron los coletazos del sismo. “Empecé a sentir que se movía todo, el suelo parecía como si pisaras sobre el agua. No paraba de temblar y ya volvíamos a sorprendernos y a asustarnos”, expresó conmocionada, Ana Diamante, una vecina de Rodeo de la Cruz, en Guaymallén.

Mientras ocurría el movimiento telúrico, Ana intentaba proteger a sus dos hijos y temía por su mamá, que vive a dos cuadras, en una casa de adobe. La mujer contó: “Creía que esta vez la casa se nos caía encima. El techo, de chapa, crujía y entré en pánico. Pensé que se venía lo peor”.

Alberto, padre de familia, habló con el matutino desde la provincia sanjuanina y contó cómo se vivió el sismo: “Estaba con mi señora en un Easy y se sintió realmente muy fuerte. El edificio empezó a temblar alrededor de las 20 y hubo que evacuar. La verdad que salió todo bien y pudimos irnos caminando”.

En San Luis, Helena, que también estaba en un hipermercado, le comentó a la ANSL: “Se movían todos los productos de la góndola, parecían que se iban a caer. Al principio creía que era yo que me estaba mareando, pero después me di cuenta que otras personas estaban percibiendo lo mismo. Allí nos dimos cuenta que el sacudón era un temblor”.

Por su parte, Alsira contó que “justo estaba en el médico y le comenté que me sentía muy mal, mareada, pero él inmediatamente me dijo que no era yo, sino que se estaba produciendo un temblor y que saliéramos del consultorio por precaución. Allí nos encontramos con otra gente y médicos que también habían dejado los consultorios y estaban saliendo a la calle”.

Foto: Web.